sábado, 29 de octubre de 2016

De la consolidación de los #CoruñaBloggers

El diván rojo preparado para el 4º #CoruñaBloggers
Esta semana acudí de nuevo al #CoruñaBloggers. Era último miércoles de mes así que ésta ya se está convirtiendo en una cita ineludible en mi agenda.

Os hablé allá por el mes de mayo de esta iniciativa de Manolo Rodríguez, y aunque nos os haya contado cosas del segundo y tercer encuentro, he ido a todos los #CoruñaBloggers desde entonces, y con este ya van cuatro, así que podemos decir que la iniciativa ha cuajado más que bien entre los blogueros coruñeses.
Cada cita es diferente en cuanto temática y en cuanto al enfoque y perfil de sus ponentes. Y creo que eso es precisamente en lo que reside el éxito de los encuentros. Pasamos de la experiencia personal de Chela y David Serantes, a la clase magistral  sobre SEO de Sergio Castelo y Wicho, o la de redes sociales de Óscar Reboiras y Mapi Báez, para hablar en este último encuentro de los blogs sobre maternidad y temas infantiles con Sonia Hermida y sobre herramientas tecnológicas con Marcus Fernández
Para que os hagáis una idea de lo que fue este último encuentro aquí tenéis una selección de tuits de la jornada.


Distintos ponentes, distintos enfoques, distintas temáticas. Tres claves para el éxito.  Todo eso unido a un ambiente distendido de encuentro posterior con una bebida en la mano y unas galletas exquisitas (eso que ahora llaman Networking), la emoción de poder ser el agraciado en el sorteo de las cosas que regalan O Pirata, y Love it Sara y la posibilidad de ayudar a los demás donando comida para La Cocina Económica, hacen que sea posible esa consolidación de los #CoruñaBloggers como uno de los eventos indispensables en nuestra ciudad.
¡En noviembre más!
P.S:- Además en este edición nos presentaron la plataforma de #guestblogging Guestora. ¡No dejéis de echarle un ojo!
Presentación de Guestora.







De la consolidación de los #CoruñaBloggers

El diván rojo preparado para el 4º #CoruñaBloggers
Esta semana acudí de nuevo al #CoruñaBloggers. Era último miércoles de mes así que ésta ya se está convirtiendo en una cita ineludible en mi agenda.

Os hablé allá por el mes de mayo de esta iniciativa de Manolo Rodríguez, y aunque nos os haya contado cosas del segundo y tercer encuentro, he ido a todos los #CoruñaBloggers desde entonces, y con este ya van cuatro, así que podemos decir que la iniciativa ha cuajado más que bien entre los blogueros coruñeses.
Cada cita es diferente en cuanto temática y en cuanto al enfoque y perfil de sus ponentes. Y creo que eso es precisamente en lo que reside el éxito de los encuentros. Pasamos de la experiencia personal de Chela y David Serantes, a la clase magistral  sobre SEO de Sergio Castelo y Wicho, o la de redes sociales de Óscar Reboiras y Mapi Báez, para hablar en este último encuentro de los blogs sobre maternidad y temas infantiles con Sonia Hermida y sobre herramientas tecnológicas con Marcus Fernández
Para que os hagáis una idea de lo que fue este último encuentro aquí tenéis una selección de tuits de la jornada.


Distintos ponentes, distintos enfoques, distintas temáticas. Tres claves para el éxito.  Todo eso unido a un ambiente distendido de encuentro posterior con una bebida en la mano y unas galletas exquisitas (eso que ahora llaman Networking), la emoción de poder ser el agraciado en el sorteo de las cosas que regalan O Pirata, y Love it Sara y la posibilidad de ayudar a los demás donando comida para La Cocina Económica, hacen que sea posible esa consolidación de los #CoruñaBloggers como uno de los eventos indispensables en nuestra ciudad.
¡En noviembre más!
P.S:- Además en este edición nos presentación la plataforma de #guestblogging Guestora. ¡No dejéis de echarle un ojo!
Presentación de Guestora.







sábado, 16 de julio de 2016

De mi último artículo en @mundiario sobre la música clásica de calidad

Hace dos día publicaba un nuevo artículo en Mundiario: También hay música clásica más allá de las grandes orquestas sinfónicas y en él menciona como ejemplo a Coro Cantabile, esa "joya de la corona" que tenemos en esta ciudad, pero que como un diamante en bruto, parece que aún algunos tienen que descubrir.
Ayer, ese grupo de chavales y jóvenes, volvieron a poner de manifiesto el titular de mi artículo en un concierto impresionante que nos emocionó a todos los que allí estábamos. Música clásica de la buena, sin grandes recursos pero con técnica y emoción en estado puro.
Y prueba de lo que digo, os dejo las palabras de otras personas que pueden explicarlo mejor yo. Chela, Jubilada jubilosa, que les dedicó un post por el concierto de  la semana pasada que hicieron con el Sidney Sussex College de Cambridge, y Dores Tembrás, sobre el concierto de ayer.

Sí, hay música clásica "de calidad" más allá de las grandes orquestas sinfónicas.



jueves, 26 de mayo de 2016

De los #CoruñaBloggers

Podía haber escrito este texto en cualquiera de los blogs en los que participo, pero me he decidido a hacerlo en éste, porque ¿De qué podemos hablar?  es de verdad el blog que me convirtió en bloguera. Luego vinieron otros, pero sentarme en este chester blanco me permite contar  las cosas desde un punto de vista muy personal. Ni mejor ni peor que otros. Simplemente como yo las veo.
Creo que es posible que haya un texto diferente desde Protocol Bloggers Point por eso de que ambas webs siguen una filosofía parecida de aglutinar blogueros, y por comentar el encuentro desde el punto de vista técnico de la organización de un evento como éste, pero eso será otro día.
El caso es que ayer se celebró el primer encuento de Coruña Bloggers, esa web que surge de la idea de un maestro bloguero, Manolo Rodríguez, y que es un directorio de blogs de A Coruña. Hasta ahí la idea no es novedosa, porque con anterioridad ya había exisitido Corublogs y Los mejores blogs de A Coruña por ejemplo. Y también había habido quedadas de bloggers.
Pero la idea de Manolo va un paso más allá. Además de recopilar los blogs y hacer encuentros, esos encuentros estarán "organizados" en base a dos charlas y el evento será solidario, porque aunque la entrada es gratuita, hay que llevar al menos un kilo de comida que se dona a la Cocina Económica.
Y es que no hay nada mejor que coger una idea ya existente y trabajarla hasta la perfección.
Así que allí estábamos en el Bergin Afterwork casi 100 blogueros coruñeses con ganas de ver si la idea funcionaba. ¡Y funcionó! Vaya si funcionó!
Manolo Rodríguez, Desenredando la red, presenta el encuentro
Manolo, como buen anfitrión (he prometido que la parte técnico/organizativa del evento la contaría en Protocol Bloggers Point, pero la deformación profesional me puede) además de estar recibiendo a la gente, hizo una breve presentación de la idea, para luego darle paso a los dos ponentes invitados, que fueron en buena parte los causantes de que esta idea funcionara.
Primera charla. Chela, nuestra "Jubilada jubilosa"
La primera fue Chela, esa jubilada jubilosa, que nos dio una lección de vida en 20 minutos con la excusa de hablar de blogs. Una muestra de que lo on line y el off line no se diferencian tanto, o al menos no deberían, y que uno sirve para enriquecer al otro, en ambas direcciones. Estoy esperando a que ella publique cómo vivió el día de ayer  en su blog. Seguro que no nos defrauda.

Segunda charla. David Serantes, Serantes y cía.
El segundo ponente fue David Serantes, un referente de los blogs tecnológicos y unos de los pocos afortunados de la sala que tiene su blog alojado en una gran medio como es La Voz de Galicia y que puede ganar dinero con ello. Pero habló poco de tecnología y sí mucho, y con  mucho humor, de su experiencia bloguera. 
Resultado: un tándem perfecto. Tanto que mi amiga Eva y yo salimos de allí deseando una larga vida a estos encuentros y pensando que estos dos se lo han puesto muy, muy difícil a quien venga detrás.
Sí hay que ponerle un pero es que fue una lástima que no nos haya tocado ni la tablet que cedía La Opinión Coruña ni el smartwatch de O Pirata. Seguiremos intentándolo. 
¡Ya estamos esperando al último miércoles del mes de junio!





miércoles, 4 de mayo de 2016

De un señor de 90 años

Lalito de bebé

Hace unos años, 6 para ser exactos, escribía aquí esto: 


"4 de mayo de 1926.

En la portada del ABC del 4 de mayo de 1926 aparecían SS.MM las reinas Doña Victoria y Doña María Cristina y S.A.R la infanta Doña Isabel, posando con la Duquesa de la Victoria, después de su conferencia con motivo de la Asamblea de Acción Católica de la Mujer.
Mientras los españoles leían esto, en A Coruña, nacía un niño, con el nombre de Andrés Manuel Domingo Eladio, (afortunadamente Lalito para su familia) hijo de Eladio Muiños Díaz y de Pilar Díaz Pardo.
Seguro que el acontecimiento fue para mi abuelo de más trascendencia que la noticia del ABC. Y para mí también, porque si no, no estaría yo aquí contando esto.

Ese “Lalito” se convirtió con el paso de los años, en el Sr. Muiños, y hoy efectivamente cumple 84 años. Años vividos con intensidad y pasión, con trabajo, penurias, con tiempos de hambre y represión, con pasión por el Deportivo y por el Fútbol Modesto de esta ciudad, pero sobre todo, con dedicación a su familia y amor infinito por su mujer y sus hijas, que ahora se ve ampliado a una adoración especial por su nieta, la verdadera niña de sus ojos. Y como hija, podría contaros muchas cosas más, pero ¡qué voy a deciros! Es mi padre y le quiero, todo lo demás sobra.

¡Felicidades, papá, y sobre todo, QUE CUMPLAS MUCHOS MÁS!"


Lalito de niño
Lalo en su época de Follas Novas


Y efectivamente ha cumplido algunos más, y así el señor Muiños ha llegado hoy a los ¡90 años! 
Probablemente le habría gustado llegar en mejores facultades físicas, y sobre todo acompañado de mi madre, pero vivir es un deporte arriesgado que a veces nos hace ir perdiendo cosas importantes por el camino. 


El Sr. Muiños. CTV 
Y a pesar de esas ausencias tan evidentes, celebraremos estos 90 años a lo grande, porque grande es él como persona y como padre. Cariñoso, atento, detallista y ¡terco como una mula!  es en buena parte culpable de que sea lo que soy ( la otra parte de culpa la tiene mi madre, claro):  de que me guste la fotografía, de que sepa que para ser algo en la vida hay que luchar por lo que se quiere, de que hay que rebelarse contra las injusticias, de que el cariño no solo hay que decirlo sino demostrarlo, de que el respeto por los demás es esencial...
Y no sería lo que soy sin los paseos de los domingos por la mañana cogida de su mano explicándome las cosas que habían pasado en mi ciudad: la Ciudad Vieja, el puerto, los Cantones, el dique, el jardín de San Carlos, María Pita... aprovechando para decirme que teníamos mucha suerte de vivir en la ciudad más bonita del mundo; sin mi nariz pegada al cristal de la ventana cada sábado para ver si entraba en el kiosko al volver de trabajar para comprarme los tebeos de la semana, sin su cuidado especial en colocar las cosas que dejaban los Reyes Magos repartidas por la casa, sin su amor por el Depor que le llevó a dedicar horar y horas de trabajo para escribir un libro con su historia, sin el orgullo en su mirada cada vez que yo progresaba. 
Como hija, soy yo ahora la que no puede estar más orgullosa de su padre, así que solo espero poder seguir celebrando con él muchos otros cumpleaños más


¡Felicidades, papá! ¡Que cumplas muchos más!




sábado, 19 de marzo de 2016

De bloggers, de protocolo y de sentimientos

Hace una semana estaba hablando de blogs en la I Jornada de Blogueros de Protocolo. Si pincháis en el enlace podréis ver de qué fue la cosa, lo que han escrito otros blogueros ( incluida yo misma) sobre el encuentro, la repercusión que tuvo en las redes y algunas fotos de la jornada.
Pero ya sabéis los que por aquí pasáis que en este sofá blanco vengo a reflexionar sobre las cosas que suceden y las que me suceden desde un punto de vista más personal. Sobre cómo veo yo la vida y me enfrento a ella. En Protocol Bloggers Point comenté la jornada desde un ángulo más profesional, pero no todo lo que sucedió ese día se puede describir sólo desde ese ámbito. Así que aquí estoy, sentada en mi chester, intentando buscar las palabras que describan lo que supuso para mí esa jornada.
En la intervención que hice cuando las tres cofundadoras de PBP ( María de la Serna, María Gómez y yo) presentamos el evento recalqué algo que para mí es quizás una de las cosas más importantes. Crear y participar en  PBP elimina 600km. de distancia física que me permite sentirme más cerca de mis amigas, trabajar codo con codo, estar con ellas cada día y compartir sus alegrías y sus enfados ( nosotras somos mucho de cabrearnos con el mundo, que no tanto con la gente, aunque a veces también, sobre todo cuando hay plagio de por medio) y sus proyectos. Abandonar una ciudad (aunque sea por el privilegio de volver a tus orígenes) hace que tengas que dejar atrás el día día con tus amigos, y aunque es cierto que no hace falta verse para mantener una amistad y que hay gente con la que a pesar de no haber estado juntos en años, puedes sentirte que no ha pasado el tiempo y que esa amistad sigue igual, yo agradezco poder tener este proyecto en común con estas dos mujeres fuertes, inteligentes y luchadoras a las que admiro como a poca gente. Son mis amigas y las quiero. Poco más puedo añadir
El trío PBP
PBP me ha permitido conocer de cerca a otra De la Serna, Itziar y aprender de ella, que para eso somos las dos a las que nos va el mundo tecnológico y el social media. (Os pondría una foto, pero sé que a ella no le gustaría). Esta #JornadaPBP no podría haber sido lo que fue sin ella, y es la cuarta pata indispensable de este proyecto que nació de la cabeza de su hermana y que se fraguó en un chat de Facebook.
Pero además el encuentro de blogueros me permitió volver a ver a otros compañeros (jefe incluído) con los que tampoco puedo coincidir habitualmente y a ex alumnos a los que aprecio, alguna tan especial como nuestra campeona particular Andrea Bazo. La prueba de que hay alumnos que superan al maestro con creces ( en esto compite arduamente con Marita) y que desde el primer día de clase sabes que llegarán lejos. Ahí estaba ella, que sin tener blog quiso estar con nosotras igualmente y trabajó como si el evento fuera suyo y siempre con su sonrisa inconfundible.
Y no puedo dejar de hablar de esas personas a las que desvirtualicé, y con las que pude darme un abrazo. Profesionales y expertos del uno y otro confín, y con los que ya ha quedado sellado un vínculo especial. 
O de los alumnos en prácticas que nos ayudaron y que pudieron comprobar que para hacer un evento exitoso no solo se necesita la formación adecuada sino entrega, pasión y ganas.

Por todo eso este post se titula de bloggers, de protocolo y de sentimientos. Porque he hablado mucho de las personas que allí estaban, el protocolo es lo que tenemos en común y los sentimientos son lo que se puede deducir a través de lo que he escrito  y para los que quizás no pueda encontrar las palabras adecuadas, o al menos no las suficientes. Gratitud, compañerismo, empatía, orgullo, admiración, ilusión, amistad, respeto son algunas, pero juntadlas todas, añadidle alguna otra más que se os ocurra y de la combinación saldrá lo que la #JornadaPBP significó para mí
¿A que no os extraña que quiera repetir? 

sábado, 20 de febrero de 2016

De la huella de un péndulo y una rosa

“El autor debería morirse después de haber escrito su obra. Para allanarle el camino al texto”
Umberto Eco
Siempre he encontrado muy difícil decir qué autor o qué libro es mi preferido. Probablemente hay muchos amantes de la lectura que sí puedan escoger un libro entre todos, EL LIBRO. Ese que deja una huella imborrable en ti a pesar del paso del tiempo. Yo no puedo. Son muchos los libros que han hecho ese efecto en mí. Unos por la edad, otros por la temática, alguno por el momento en el que cayó en mis manos, y otros por su indudable belleza.
Pero sí sé que entre esos libros siempre habrá alguno de Umberto Eco, sobre todo dos, porque a pesar de haber recurrido a él como especialista en lengua y semiótica, y de ser uno de mis autores de consulta para elaborar la tesis doctoral, esa que siempre está en proceso y que algún día terminaré, dos de sus libros han dejado esa huella imborrable.
Con El nombre de la rosa descubrí que me gustaba la novela histórica de misterio y que un best seller podía estar escrito de una manera magistral con varios niveles de lectura que hacen que tenga una trama perfecta, un ritmo narrativo que se acompasa al propio ritmo de los personajes y en el que las citas filosóficas no están reñidas con la ironía sino que forman parte de ella.
El nombre de la rosa es uno de los pocos libros que he leído varias veces y que sé que volveré a leer a lo largo de mi vida.
Y mi relación con El péndulo de Foucault no fue fácil. Descubrí que había libros que suponían un reto. Que el autor jugaba conmigo para que demostrara que estaba a la altura de la obra, y fue de los pocos libros en los que una y otra vez tenía que volver atrás para releer ciertas páginas  que me ayudaran a seguir avanzando con la historia. Pero conseguí superar el reto, ver las analogías de la historia y meterme en ese mundo de conspiraciones, esoterismo y ocultismo y recuerdo largas noches de lectura absorta en la historia a la que me había enganchado después de tanto esfuerzo.
Creo que Umberto Eco me ayudó a ser mejor lectora, a poner el listón más alto para decir si un libro es o no bueno, y también a escribir mejor.
Así que hoy que él nos ha dejado, creo que somos muchos los que le debemos un homenaje. Este es el mío.
Que la tierra te sea leve, Umberto Eco. Hoy ya le has allanado el camino al texto.

jueves, 14 de enero de 2016

De la conciliación familiar

La conciliación familiar NO existe.
Triste, sí. Cierto, también.
Y ya habréis adivinado que recupero este espacio de reflexión en mi sofá blanco a colación de la foto del día de ayer
La diputada de Podemos Carolina Bescansa asiste al pleno con su bebé (Fuente: eldiario.es)
Tengo una hija de casi 20 años, así que a estas alturas de mi vida ya no tengo que preocuparme de qué hago con ella cuando tengo que ir a trabajar.
Pero cuando era pequeña sí tuve que hacerlo. Durante casi 12 años  fuimos una familia de tres en una ciudad que no era la nuestra, sin abuelos cerca a los que acudir, por lo que había que buscarse las habichuelas.
Y buscarse las habichuelas, significó dejar de trabajar su primer año de vida, y durante una temporada trabajar en casa. Y luego al reincorporarme, buscar la mejor guardería y rezar para que la niña no se pusiera enferma en días laborables. Pero obviamente se ponía. Y después estaban las vacaciones. Sus vacaciones. O como víviamos en las afueras de Madrid, los festivos locales de Tres Cantos que no coincidían con los de Madrid.
Y sí, buscarse las habichuelas era contar con los amigos, o como Carolina Bescansa, llevarme a mi hija al trabajo. Yo o su padre. Que afortunadamente en mi caso y creo que en aquel momento como uno de los pocos casos que conozco, también él ha compartido esa tarea.
Por eso ayer cuando vi la foto, lo primero que pensé es que casi 20 años después de que yo me encontrara ante la situación de cómo iba a compatibilizar familia y trabajo, sigue sin existir la conciliación laboral. 
Porque llevarse un hijo al trabajo, no es conciliar la vida laboral y familiar. Es intentar buscarse la vida, pero no conciliar. Es tener la suerte y el privilegio de trabajar en un sitio que te lo permitan, y en el que el puesto que ocupas no sea incompatible con la presencia de un niño. Porque si Carolina Bescansa trabajara en la planta de radiología de un hospital, fuera profesora en un instituto, o tuviera que estar arreglando una carretera a la intemperie, no creo que se hubiera llevado a su hijo al trabajo aunque sus jefes se lo permitieran. Y en ese caso ¿qué hubiera hecho? 
Y sí, es cierto que hay que visibilizar el problema todavía sin solucionar de la conciliación familiar, pero ella podía haberse acercado igualmente al Congreso con su bebé en su sillita, y hacerse la foto en la entrada antes de dejar al bebé en la guardería del Congreso que para eso está y reivindicar que ella es una privilegiada pero que muchas otras mujeres aún siguen "buscándose la vida". 
Porque  Carolina y yo somos unas privilegiadas, sí, una sprivilegiadas,  porque trabajamos en unas empresas/ instituciones que nos permiten llevarnos "puntualmente" nuestros hijos al trabajo. O porque si decimos que no podemos ir un día, nadie nos va a mirar mal o estamos poniendo en peligro nuestro puesto de trabajo. O porque además tenemos un sueldo que nos permite pagar una guardería donde sea y que nos sobre para otras cosas. Una circunstancia que muchas otras madres trabajadoras no tienen.
Y yo no quiero esa conciliación familiar. Conciliación familiar no es llevarse tus "cargas familiares" contigo ( y que conste que el concepto no lo acuño yo, si no el Estado) porque ¿y si su carga familiar es un anciano enfermo? ¿O una persona dependiente?
Yo entiendo conciliación familiar como todo aquello que me permite realizar mi profesión sin tener la preocupación de que dejo mi parcela familiar desatendida.
Para mí conciliación familiar es disponer de recursos suficientes: guarderías en los puestos de trabajo, o ayudas para pagarlas en donde no las haya, tener flexibilidad de  horario, no tener que renunciar a un ascenso o cambiar de trabajo y  mucha concienciación social ( que nadie me mire mal porque digo que tengo que salir antes para ir a buscar a mi hijo al colegio, o que me quedo en casa porque tiene fiebre, o que mi jefe/a no sea reacio a contratar mujeres en edad fértil ni se asuste cuando se le dice que estás embarazada o simplemente que no tenga que dar explicaciones de porqué hago o dejo de hacer esas cosas cuando tenemos hijos pequeños). Y por supuesto entiéndase que partimos ya de la base que la conciliación familiar es tanto para padres como para madres. Derechos y deberes compartidos.
No me gustaría que cuando mi hija decida ser madre, su conciliación familiar sea que ella o su pareja puedan llevarse a su hijo al trabajo o tener la suerte y el privilegio de tener a los abuelos cerca.
Y quiero y lucho porque viva en una sociedad donde ella no tenga que renunciar a algo simplemente por el hecho de tener hijos. Quiero que ella SÍ pueda conciliar.




lunes, 16 de noviembre de 2015

Del activismo repentino

Seguimos consternados por los ataques en París. Sí, sí, por los de París. Porque aunque en los últimos días el autoproclamado Estado Islámico ha atacado en Beirut, o en el Sinaí, el atentado en París es la noticia principal en todos los medios. ¿Y por qué París acapara más nuestra atención?
Por las redes se ha viralizado un artículo que cuestiona el hecho de poner el filtro de la bandera francesa en la foto de perfil de Facebook porque puede significar  "apoyar una visión del mundo en la que sólo preocupan las muertes de ciudadanos occidentales".
No voy a cuestionar la parte de manipulación colectiva que hacen ciertos medios de comunicación pero creo que quedarse solo con la idea general de esa frase es algo injusto y poco acertada. Me parece muy bien que el artículo nos haga reflexionar, es más creo que es absolutamente necesaria esa reflexión, pero no me parece tan bien que de repente todo el mundo saque como conclusión general que efectivamente parece que a los que se solidarizan con las víctimas de París, les importan más una víctimas que otras. 
Porque digo yo, ¿cuántos de esos que ahora se suben al carro del activismo en la lucha por los derechos humanos de todas las víctimas, sean de donde sean, criticando a los que se han movilizado por los atentados de París, han reivindicado con anterioridad cada día lo que está sucediendo en Siria? ¿Cuántos han sacado minutos de su tiempo para hacer visibles a esas víctimas que cada día, sí, sí, cada día, vemos en las noticias? La mayoría les habrá dedicado unos minutos de su atención, lo que dura la noticia y habrá seguido con su vida. Porque esas víctimas están lejos, porque ya nos hemos acostumbrado a verlas y porque hemos asumido la pasividad de las instituciones al respecto y la nuestra propia. 
Pero la cercanía favorece la empatía. Por eso es lógico que en Europa nos impacte tanto el atentado de París. Porque el conflicto se acerca a nosotros, porque nos hace ser conscientes de que no es algo local y puntual que está lejos, sino que es un problema global que trasciende fronteras y se convierte así no en el problema de otros, sino en nuestro problema. El de todos.
Así que, sí, agradezco el artículo de Éric Lluent, porque precisamente ha servido para agitar las conciencias de muchos que hasta hoy ni siquiera se lo habían cuestionado, Aunque en un amago de activismo repentino muchos de sus lectores se hayan quedado en lo superficial y haya servido para echarle en cara a otros  que pongan una foto con un filtro de la bandera francesa y no la del Líbano, por ejemplo. 
Pero sinceramente prefiero que a alguien se le empiecen a remover las tripas por toda esta barbarie en algún momento y por el motivo que sea, a que se queden impasibles ante ella. 



martes, 27 de octubre de 2015

De la oscuridad que nos acecha

Alguien me dijo una vez que somos seres de luz. Suena algo místico e incluso esotérico. No tenéis más que buscar esa frase en Google y se os llenará la pantalla de imágenes y presentaciones de power point de esas que se convierten en cadenas interminables. Y nada más lejos de mi intención que llevaros por esa senda. ¡Lo que no me gusta para mí no se lo deseo a a los demás! Pero desde hace una temporada he llegado a mi propia teoría de la luz de los humanos. No es ni filosófica, ni religiosa, ni mística. Es simplemente una de esa teorías imperfectas que hago a lo largo de mi vida. Quizás porque mi lado racional siempre busca una explicación medianamente lógica a lo que sucede a mi alrededor.
No sé si somos seres de luz, pero sí sé que hay gente que ilumina mi vida, y que me ayuda a que yo también pueda iluminar la de otros. Es una especie de equilibrio y de relación de reciprocidad. Quid pro quo. Pero eso sí, entended "iluminar" con la apreciación que cada uno de vosotros queráis darle.
El caso es que siempre hay momentos de oscuridad que nos acechan. Momentos en los que esas grandes antorchas que nos guían durante el camino se convierten en pequeñas llamas frágiles y ligeras que pueden apagarse en cualquier momento por una simple ráfaga de aire, y sin ellas nuestro camino se queda a oscuras. Y lo que antes era un senda fácil se convierte en un camino empinado y pedregoso. Así me siento muchas veces desde que la luz de uno de los faros de mi vida se va haciendo cada vez más tenue. Pero a veces al mirarle y ver el brillo de sus ojos al verme aparecer, al darle un beso o al hacerle reir, me doy cuenta que yo también soy una luz para él y entonces reconozco que afortunadamente tengo otras luces alrededor que hacen posible que yo pueda reflejar esa luz también para él. Esa gente que me quiere y se alegra de mis logros personales y profesionales, pero que también comprende mis tristezas y mis ausencias y me deja el espacio libre que necesito cuando no estoy en el mejor de mis días. Que desde lejos o cerca me ayudan con un abrazo o un beso pero también con un mensaje de whatsapp, un Me gusta de Facebook o un retuit. 
Porque eso es lo que hace que cada día pueda librarme de esa oscuridad que nos acecha.


jueves, 12 de febrero de 2015

De los 12 de febrero

Porque hay días que se quedan nítidamente grabados en tu retina. Días de los que puedes recordar cada momento a cámara lenta. Aquella habitación. Su cara serena. Sus manos hermosas en las mías. La sensación de soledad que crecía por momentos a medida que se acercaba la despedida. 
Pero siempre su amor. 
Ese amor que me impulsó a abrir este blog para escribir esto. Ese amor al que me agarro para ser yo misma mejor madre. Ese amor que tuve la suerte de recibir y que sin duda me ha hecho ser como soy. Ese amor que siento cada día siempre que pienso en ella.  Ese amor que duele, como dice mi amiga Eva, cuando creemos que lo perdemos para siempre, cuando en realidad se queda con nosotros para siempre. Por siempre, como dice Benedetti.

Por siempre

Si la esmeralda se opacara,
si el oro perdiera su color,
entonces, se acabaría
nuestro amor.

Si el sol no calentara,
si la luna no existiera,
entonces, no tendría
sentido vivir en esta tierra
como tampoco tendría sentido
vivir sin mi vida,
la mujer de mis sueños,
la que me da la alegría...

Si el mundo no girara
o el tiempo no existiese,
entonces, jamás moriría
Jamás moriría
tampoco nuestro amor...
pero el tiempo no es necesario
nuestro amor es eterno
no necesitamos del sol
de la luna o los astros
para seguir amándonos...

Si la vida fuera otra
y la muerte llegase
entonces, te amaría
hoy, mañana...
por siempre...
todavía. 

(Mario Benedetti)

martes, 23 de diciembre de 2014

De la Navidad

A pesar de que en los últimos meses la vida profesional me quita más tiempo del que me gustaría, no puedo llegar a este momento del año y no reservar un hueco para acordarme de las personas que quiero. Ya sabéis que me gusta la Navidad, y mucho, pero la razón por la que me gusta es simplemente porque inevitablemente me acuerdo de las personas que quiero. Las que  están y las que no. 
La Navidad me permite recordar todos mis momentos felices y volver a revivirlos simplemente por el hecho de recordarlos. Es el momento de tener conmigo a mi madre, de verla metida en la cocina desde muy temprano, de sentir de nuevo sus besos y su sonrisa al ver mi cara de entusiasmo con mi comida favorita o su cara de felicidad cuando después de estar meses sin vernos aparecíamos por la puerta para pasar en casa las vacaciones de Navidad. Ella siempre está conmigo pero en Navidad más.
Con los que sí están, cerca o lejos, me permite pasar mas tiempo con ellos, reunirme con las amigas para echar unas risas delante de un café o simplemente recibir y dar mensajes de cariño por cualquier vía.
Me considero afortunada porque la vida me ha puesto cerca buenas y grandes personas que me ayudan a ser lo que soy y como soy, y la Navidad me hace ser más consciente de ello. 
Disfrutad de lo que tenéis alrededor, porque eso es en realidad la Navidad.
Y para todos los que estáis  en este post, que afortunadamente para mí sois muchos, os deseo que paséis unos días muy felices y que el año próximo podamos seguir disfrutando y compartiendo muchos momentos juntos
P.D.: Os dejo dos vídeos que contienen la misma banda sonora. El primero el O Holy Night de Cantabile y el segundo el video promocional de la Navidad en A Coruña al que ellos le han puesto la música.


viernes, 24 de octubre de 2014

De la igualdad y la fuerza de las palabras

Hoy he estado siguiendo la ceremonia de entrega de los Premios Príncipe de Asturias. Siempre hay una parte de mí, (la de profesional que trabaja en Escuela Internacional de Protocolo) que se pega a la tele (hoy ha sido al ordenador) para seguir la parte protocolaria de la ceremonia. Este año especialmente por ser la primera en la que Felipe de Borbón ya no asiste como Príncipe de Asturias, sino como el rey Felipe VI y porque ya es oficial que tanto la Fundación como los premios serán Princesa de Asturias.
Pero otra parte de mí siempre está pendiente del discurso de alguno de los premiados, normalmente el de las Letras. Este año recaía en John Banville. Banville ha hecho un discurso breve demostrando que no hace falta alargarse durante minutos y minutos para decir cosas importantes, intensas y profundas. Con una concisión tan exacta como bella y con una fuerza basada precisamente en su brevedad. Os lo copio íntegro a continuación. (Más de un político/ autoridad debía tenerlo como ejemplo a seguir)
Es un inmenso honor y un inmenso placer encontrarme hoy aquí, en el corazón del Principado de Asturias, para recibir este magnífico premio que agradezco sinceramente.
La invención más trascendental de la humanidad es la frase. Han existido grandes civilizaciones ignorantes del concepto de la rueda, pero poseían la frase, pues sin ella no habrían sido ni grandes ni civilizadas. Con frases pensamos, especulamos, calculamos, imaginamos. Con frases declaramos nuestro amor, declaramos la guerra, prestamos juramento. Con frases afirmamos nuestro ser. Nuestras leyes están escritas con frases. No es desatinado afirmar que con frases está escrito nuestro mundo.
Otros defenderán tesis distintas. El científico dirá que nuestro supremo logro como especie es la invención de las matemáticas. Y, ciertamente, el lenguaje de las matemáticas posee una sublime belleza. En su rigor radica su aliento. No obstante, el máximo aliento de la frase, y por ende del lenguaje, radica, precisa y gloriosamente, en su carencia de rigor. Por sencilla, directa y clara que sea una frase, siempre se revelará ambigua. Y la ambigüedad es la esencia de la vida.
El lenguaje de las frases abraza la realidad en un esfuerzo incesante por abarcarla, contenerla, expresarla. Vano esfuerzo, como debe ser. La esencia de la realidad se encuentra, esencialmente, fuera de nuestro alcance. No existe la cosa-en-sí: sólo existen las relaciones entre las cosas. Todo es contingencia. Como dijo bellamente Emerson: “Vivimos entre superficies y el verdadero arte de la vida consiste en deslizarse bien sobre ellas”. Podemos pensar que el lenguaje no pinta nada, pero pinta hermosas realidades.
Como escritores, afilamos nuestras frases para que alcancen el corazón de las cosas. Pero eso no sucederá, somos demasiado torpes. Sin embargo, perseveramos en nuestro intento de expresar la existencia, en nuestro intento de que quede expresada, en nuestro intento de expresarla con acierto. Nunca lo conseguiremos, pero como bien sabía mi compatriota Samuel Beckett, nuestra gloria estriba en persistir, desalentados, pero jamás vencidos. El esfuerzo no es vano, aunque cada punto final sea una admisión de fracaso. Hablar es ser. Nadie lo ha expresado mejor que Rilke en las “Elegías de Duino”:
¿Estamos acaso aquí para decir: casa, puente, fuente, puerta, vaso, árbol frutal, ventana, a lo sumo: columna, torre?… Mas para decirlo, comprende, ay, para decirlo así como jamás las cosas mismas creyeron ser en su intimidad.
He dedicado mi vida a batallar con las frases. No puedo imaginar existencia más privilegiada.
Y el otro discurso que merece repasar de esta ceremonia ha sido el de Caddy Adzuba, la periodista congoleña que cada día pone en peligro su vida por defender los derechos de las mujeres de su país. Os recomiendo leer todo su discurso aquí, pero os resumo algunas frases que ha dicho para despertar las conciencias de todos, pero especialmente las de aquellos que miran para otro lado cuando se habla del tema de la igualdad y de la lucha contra la violencia hacia las mujeres: 
"(...) Hubiese querido que este honor fuera recibido por las miles de mujeres congoleñas, víctimas de la guerra y de la violencia sexual y despojadas de todo honor desde que sus cuerpos fueron transformados en campos de batalla. Y quiero compartir este honor con las mujeres activistas de todo el mundo, y en especial con las de la República Democrática del Congo que, día y noche, luchan para defender los derechos humanos, con el exclusivo fin de establecer la justicia.(...)
(...) Hoy, la mujer congoleña víctima de los conflictos armados, violentada y violada, ha perdido toda su dignidad y vive en la deshonra. Ella, cuyos órganos genitales fueron sometidos a los ultrajes más viles, condenada a la esclavitud sexual y rechazada por su propia comunidad, lleva 18 años sufriendo: 18 años de tortura, 18 años de destrucción, 18 años de huida errante y desplazamiento, 18 años de pobreza extrema.(...)
(...) lamentablemente, las mujeres siguen siendo violadas, los niños siguen siendo reclutados a la fuerza en los grupos armados, las familias siguen errando por los caminos del exilio, aldeas enteras siguen siendo incendiadas, los bienes de la población siguen siendo saqueados.
No, nuestra guerra no ha terminado. Estamos en guerra. Una guerra que, intencionadamente, se ha relegado en el olvido.
(...) Permítanme pedir cuentas a ciertas empresas multinacionales que, en busca de sus propios intereses, han contribuido a asolar a sangre y fuego este gran y hermoso país de Congo, arrebatándoles la vida a más de 6 millones de personas y su dignidad y su honor a más de 500.000 mujeres violadas.
(...) Las mujeres congoleñas heridas en cuerpo y alma, reclaman justicia y reparación; que se persiga tanto a los autores indirectos y ocultos en la sombra, como a los autores materiales. Es justo y necesario que todos aquellos que financian y alimentan este horror por razones económicas respondan de sus actos.
(...) Este premio servirá de altavoz para la defensa de la causa de las mujeres violadas en el mundo en general y en particular en la República Democrática del Congo. 
(...) Permítanme concluir mi mensaje con un poema español que dice:
"Necesitamos dos manos para escribir /dos para acariciar/ dos para aplaudir/ y todas las manos del mundo/ para la paz".
Unan, pues, sus manos a nuestras manos para que podamos reconstruir la paz y la concordia en la República Democrática del Congo, y devolver su honor y su dignidad a las mujeres violadas."
Dos discursos poderosos

domingo, 8 de junio de 2014

De Camaleones y otras cosas

Durante las últimas 9 semanas y media he dedicado los viernes a asistir a un curso muy especial: "Herramientas para Camaleones".
Como sabéis los que pasáis por aquí asiduamente una gran parte de mi tiempo "libre" lo dedico a trabajar para el Coro Cantabile así que cuando vi que existía la posibilidad de asistir en Coruña a un curso que explicaría cómo transformar las ideas en proyectos y los proyectos en modelos de negocio sostenibles en cultura, sabía que no podía dejar pasar la oportunidad de aprender algo más sobre gestión cultural sostenible para aplicarlo para el coro.
Tuve la suerte de poder asistir con otra directiva de Cantabile, Nuria, que ve el proyecto no sólo desde la perspectiva de un directivo de la asociación, sino desde la de coralista ya que ella es una de esos jóvenes que les regalan sus voces a Cantabile para que sea un coro tan especial gracias a la mano maestra de su director, Pablo Carballido. Además las dos pertenecemos a generaciones diferentes, por lo que cada una de nosotras podía aportar y absorber cosas distintas.
Durante estas nueve semanas hemos aplicado el Business Model Canvas a nuestros proyectos culturales, hemos aprendido cosas sobre construir organizaciones transmedia, estrategia digital, story telling, gamificación, design thinking, alianzas clave, branding y financiación ( ¡ay, la financiación! esa pesadilla recurrente de la mayoría de los proyectos culturales!)
Hemos tenido la suerte de escuchar a grandes expertos en esas áreas: Ángel Mestres, Belén Viloria, Ignasi Vendrell, Elena Pérez, María Álvarez, Antonella Broglia, Julia López, Marc Catalá y Pedro Sanz, y por supuesto con la ayuda de Tomas Guido y Jimena Peña de Transit proyectes y Plataforma C.
Podéis saber muchas cosas sobre lo que aprendimos en algún artículo que he escrito en Enredada en 2.0 pero sobre todo en el blog La subestación del MAC que ha ido narrando todas las sesiones.
Pero además este curso nos ha dado la posibilidad de conocer otros 25 proyectos culturales estupendos de diferentes tipos pero todos defendidos y argumentados con pasión por sus creadores. Con alguno de ellos incluso ya empezamos a poner en práctica desde el principio algo en lo que tanto nos insistían: la búsqueda de alianzas clave, y no dudamos que esa alianza será beneficiosa y duradera.
Pero llegó el final, y el curso tenía además un atractivo especial, en una cena se desvelaría el nombre del proyecto ganador entre esos 25, que ganaría 1.600€ y una residencia artística en el MAC para poder desarrollar su proyecto.  El ganador fue el proyecto de Celia Parra, Versogramas, que debo reconocer que era uno de mis favoritos, pero  para nuestra sorpresa, a pesar de que el proyecto Cantabile no encajaba en la categoría de proyectos de residencias artísticas, nos llevamos la sorpresa de que el MAC nos reconoció como una mención especial junta a Vivir na Coruña y al proyecto de José Luis, ya que por la calidad artística de Cantabile el museo quiere buscar una forma de colaboración con nosotros. Así que desde aquí aprovecho para darles la gracias en nombre de todos los que formamos parte de la Asociación musical y cultural Cantabile al equipo de MAC por ver lo que hay detrás de este coro y reconocer así su calidad.
Pero no podemos tampoco dejar de agradecer el reconocimiento del resto de compañeros camaleones que nos han animado y elogiado, completamente sorprendidos de que un proyecto como el nuestro exista sin apenas ayudas o reconocimientos.
Así que después de estas 9 semanas y media el resultado no puede ser mejor: hemos aprendido, hemos dado a conocer un proyecto increíble a gente que no lo conocía, contagiándoles un poco de nuestro orgullo y pasión, y hemos conseguido un reconocimiento extra por parte de una institución. 
A modo personal, tengo que decir además, que para mí ha sido muy gratificante aprender al lado de Nuria y ver su entrega y dedicación a Cantabile. Quizás en eso esté una de las claves de este proyecto: la suma de puntos de vista y experiencias de gente diferente de distintas generaciones.  Ojalá podamos hacer muchas más cosas juntas.

¿Podemos pedir más?
Sí, claro, nos gustaría un Herramientas para camaleones II, pero además la petición es para el público en general. Id a ver y escuchar a Cantabile a los teatros y allá donde canten, comprad sus discos, emocionaos con ellos y contádselo a vuestros amigos y conocidos. Cantabile os lo agradecerá pero además seguro que vosotros disfrutaréis como nunca.
Varios momentos de Herramientas para Camaleones A Coruña


martes, 20 de mayo de 2014

De la importancia de votar.

Como cada vez que se acercan unas elecciones, toca hablar sobre la importancia de votar. 
Ya os he explicado antes  mis razones para votar, pero después de leer este artículo de El País que habla de abstención récord, parece que hay que seguir recalcando de nuevo lo importante que es votar.
Y ya sabéis que opino que si hay alguien que explica algo mejor que uno es a ese a quien hay que pedirle que lo cuente, así que me gustaría que leyerais con detenimiento y al completo el  artículo "Nuestro derecho, nuestro deber"  de mi amiga Superwoman. Hace un repaso estupendo no solo de porqué debemos votar , sino también de las matemáticas electorales y de las distintas opciones a las que nos enfrentamos ante un proceso electoral: votar, abstenerse, votar en blanco y votar nulo, y las consecuencias y efectos de cada uno de ellos.
A modo de resumen os copio lo siguiente pero no dejéis de leer todo el artículo en su blog: 

"[...]Una vez explicadas estas premisas básicas, vamos a ver que implican para las alternativas que tenemos:
  1. Lo tienes claro y ya sabes a quién vas a votar: Enhorabuena por ti, espero que hayas aprendido algo de la parte anterior del post.
  2. Estás hasta las narices y estás pensando en no votar (abstenerte): Estás en tu derecho pero es un mal método para conseguir nada. En primer lugar, los políticos profesionales van siempre a rizar el rizo y aún con abstenciones del 40% (que las ha habido al parecer en elecciones regionales) la vida va a seguir igual y la abstención tiende a ser interpretada como dejadez del ciudadano. Pongámonos en el caso más extremo, hay tanta gente hasta las pelotas que solamente votan los que están afiliados a los partidos… Bueno, pues vuelve a no pasar nada: el ordenamiento jurídico en España no reconoce que tengamos que tener un mínimo de votos para dar por válidas unas elecciones y se repartirían los votos según es habitual.
  3. Estás pensando en ir a votar y elegir cualquier partido minoritario: La opción de fragmentar el voto es una de las que matemáticamente tiene sentido, pero hay que tener cuidado en cómo se usa… Sudores me entran pensando en gente votando mayoritariamente a según qué partidos y probablemente este tipo de voto es el que se esconde por ejemplo en los recientes triunfos de la ultraderecha en Europa. Si lo vas a hacer, recuerda que estamos atados durante cuatro años a lo que decidamos, por favor.
  4. Estás pensando en votar en blanco: El voto en blanco para mí es el equivalente al recurso del pataleo. Podría ser una alternativa viable para demostrar que estamos hasta las narices (es un voto correcto, con lo cuál no te pueden echar a la cara ser un payaso como en el voto nulo o un irresponsable, como si te abstienes). Pero a la hora de la verdad, volvemos a encontrarnos conque el sistema electoral pasa de este tipo de mensajes sutiles: si son elecciones generales, has fastidiado a los partidos pequeños puesto que les es mucho más difícil alcanzar la cuota del 3% para pasar el corte que permite acceder al reparto de escaños. En las Europeas, en realidad viene a equivaler a un voto nulo, se calcula su porcentaje como voto válido que es, pero se sigue repartiendo proporcionalmente entre el resto y ya está. Como alternativa, existen partidos que abogan por el voto en blanco computable e incluso algunos que se comprometen a dejar vacíos los escaños electorales que obtengan.
  5. Estás pensando en emitir un voto nulo: Creo que ya está bastante explicado con lo anterior, es una alternativa que tienes, que vuelve a equivaler al recurso del pataleo pero en menos fino que el voto en blanco (al parecer es obligatorio leer en alto lo que has puesto para invalidar la papeleta… si quieres expresarte, esta es tu ocasión). Comentaba esta mañana con unas amigas, que ahora que hay tantas posibilidades de ponerse de acuerdo, la única manera de hacer del voto nulo un voto protesta sería poniendose muchas personas de acuerdo sobre lo que se escribe en la papeleta, de manera que el slogan termine saliendo en los periódicos… Pero vuelve a ser una acción que solamente vale para la protesta: al final del día los votos nulos son retirados, no cuentan como votos válidos y el pastel se lo vuelven a repartir entre los que quedan. [...]
Y para completar esto os dejo una imagen muy ilustrativa: 


miércoles, 7 de mayo de 2014

De proyectos culturales sostenibles.

Tenía pensado hace tiempo escribir una entrada sobre el curso que estoy haciendo de Herramientas para Camaleones sobre gestión cultural sostenible (si es que eso existe) aplicando un modelo a priori empresarial, el Business Model Canvas pero el caso es que pasa el tiempo y de las 9 semanas y media que dura el proyecto, ya han pasado tres sesiones.
Cabecera de la web Herramientas para Camaleones

Uno de los motivos que me han hecho hacerlo es obviamente conseguir estrategias para poder aplicar en Coro Cantabile. Un proyecto cultural de las características de Cantabile debe perdurar en el tiempo, así que es necesario conocer nuevas herramientas que ayuden a las asociaciones culturales a hacer una gestión viable y sostenible. Así que a ver si lo conseguimos.

La verdad es que ir al Museo de Arte Contemporáneso Gas Natural Fenosa cada semana es estupendo. Además de  aprender te puedes dar un paseo por las salas en el descanso y ver las obras que hay en la exposición, lo que me ha hecho reflexionar sobre que quizás los coruñeses conozcamos poco esta joya que tenemos tan cerca.
Como os decía ya llevamos tres talleres. Después de una sesión de presentación estupenda con Angel Mestres sobre la Construcción de proyectos transmedia, iniciamos las sesiones de trabajo con Tomás Guido de Transit Projectes  y Belén Viloria de Open Circle con la explicación del Business Model Canvas: cómo analizar un proyecto, nuestros proyectos, en base a nueve variables (valores, destinatarios, relaciones, canales, actividades clave, alianzas clave, recurso clave, ingresos y costes) para detectar sus fortalezas y su viabilidad. Podéis leer un resumen estupendo en el blog La subestación del MAC
La segunda sesión la impartió Ignasi Vendrell sobre Storytelling, y como no pude asistir porque estaba en un congreso en Madrid, lo mejor es que también  leáis este post si estáis interesados en el tema.
El tercer taller fue sobre Gamificación con Elena Pérez de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología, que nos habló del uso de estrategias del diseño de juegos en entornos no lúdicos, o serios, para potenciar la participación y la fidelización y otros valores positivos comunes a los juegos.
Como veis, se trata de aplicar herramientas no convencionales a la gestión cultural.
Este viernes, más. Seguiremos contando.

martes, 29 de abril de 2014

De congresos y otras cosas.

La semana pasada estuve de congreso, y a diferencia que en ocasiones anteriores, no iba como ponente sino como asistente, así que pude disfrutar tranquilamente de esos tres días sin la carga añadida de trabajar una ponencia.
Bueno, en realidad debo decir que no iba sólo a escuchar, porque como responsable de social media de @GrupoEIP tenía que plasmar en las redes lo que allí pasaba, pero  bueno eso me servía para poner más atención a lo que decían los compañeros que fueron pasando por el escenario del salón de actos de la Facultad de Humanidades de la UNED.
Han sido tres días intensos en los que ha sido un placer escuchar a esos compañeros a los que admiras  profesionalmente y que además tengo el privilegio de tener a algunos  como amigos.
Foto de familia
Congreso internacional el Protocolo Contemporáneo de la UNED
Me ha encantado ver que entre los ponentes no solo había grandes especialistas y profesores de la Escuela Internacional de Protocolo sino antiguos alumnos que ahora se han convertido en referentes de la profesión y que se codean de tú a tú con “los grandes”.  Eso es lo que nos hace sentir #orgulloEIP.
Y aunque hubo muchos grandes, dejadme que me deje llevar por el corazón y diga que para mí los grandes entres los grandes son aquellos a los que tengo la suerte de llamar también amigos y de los que puedo aprender cada día sin tener que esperar a escucharlos en los congresos, pero que dijeron allí verdades como puños de una forma alta y clara. Ellos ya saben quienes son.
Pero además quiero resaltar la lección magistral que nos dieron los “protocoleros” aragoneses (como ellos mismos dicen) que saben aunar rigor con dinamismo. Creo que son la prueba irrefutable de que el trabajo en equipo es la clave del éxito.
De ese congreso también me traigo alegrías personales:  haber visto y notado el cariño de mis antiguos alumnos, y haber desvirtualizado a compañeros con los que compartes cosas sólo a través de las redes,  pero también, haber visto que mi trabajo de hormiguita y silencioso da sus frutos. Y como no, estar con mis compañeros de fatigas y echarnos unas risas juntos. Estos días sin Sergio, María y Marc no habrían sido lo mismo.
El Coro Cantabile celebra su XII aniversario
Y aunque llegué cansada a mi casa el viernes, tenía por delante un fin de semana intenso. El sábado, el XII aniversario de Cantabile, que nos dieron un concierto magnífico, de esos memorables por la calidad y por el sentimiento, en una Iglesia de San Nicolás más abarrotada que nunca y que se llenó de aplausos una y otra vez. Pablo y sus chicos, los chicos y Pablo, son un orgullo para la cultura de mi ciudad que ojalá alguna vez vean reconocido su mérito. Y no hay aniversario sin fiesta, así que después del concierto, disfrutamos de una cena magnífica de toda la #familiaCantabile.

Pero no todo va ser diversión, así que el domingo tocaba recuperar el tiempo perdido y ponerse a trabajar porque era el último día que tenía como plazo para entregar el proyecto final del Máster en Community Management y dirección de redes sociales en la empresa que estaba haciendo. Y digo estaba haciendo, porque aunque con prisas, me dio tiempo a presentarlo, así que ¡labor cumplida! Ahora podré al fin recuperar mi faceta de bloguera.

Tres experiencias diferentes, pero las tres han servido para hacerme disfrutar ¡Cosas de la vida!

P.D.: Los que queráis ver las ponencias del congreso podéis hacerlo aquí