martes, 11 de diciembre de 2012

De magia a veces inapreciable


El domingo pasado volvió a suceder.
La vida de cada persona queda normalmente marcada por esos momentos mágicos que como ser humano es capaz de apreciar a su alrededor. Porque mucha de esa magia es en la mayoría de los casos imperceptible. La magia está ahí siempre,  sucede,  pero no la vemos.  Por eso, cuando de repente un día somos capaces de percibir esa magia oculta de nuestro alrededor, lo que nos ha hecho descubrirlo quedará grabado en nuestras vidas para siempre como algo memorable, como el momento mágico que es.
Yo  el domingo  volví a descubrir la magia del talento, la colaboración,  el esfuerzo, el cariño, la amistad, el trabajo en equipo, la solidaridad, la ilusión, la juventud, la experiencia… todo  dentro de un envoltorio musical. Porque  todo eso es la ópera “Dido y Eneas” del Coro Cantabile que se representó el 9 de diciembre en el Teatro Jofre de Ferrol. Una producción propia del coro, 100% gallega, hecha con más cariño, ilusión y tesón que medios.
Todos los que estuvimos en ese teatro, por una u otra razón nos llevaremos para siempre la sensación de haber vivido algo especial, uno de esos momentos mágicos.
El problema es que todavía hay  mucha gente que no es capaz de ver la magia si no viene acompañada del nombre de unos cantantes famosos o una gran compañía teatral. Parece que la magia tiene que ser cara y nos la tiene que hacer un gran mago, anunciarla a bombo y platillo con grandes medios a su disposición manejados por unos cuantos que son los que saben de verdad de magia y nos dicen dónde encontrarla.

Cantabile no tiene un gran mecenas de las artes, ni una distribuidora, ni medios de comunicación a sus pies, y mucho menos un gran presupuesto (en realidad, no lo tiene ni casi pequeño), pero sí tiene todo lo necesario para conseguir hacer de lo imposible algo real. Porque Cantabile es mucho más que un coro de niños y jóvenes. Cantabile hace magia. Yo soy una de las afortunadas que puede apreciarla, pero me gustaría que su magia dejara de ser sólo para unos pocos privilegiados y lo pudiera percibir ese gran público que está a la espera de algo diferente, exclusivo y de calidad.
¿Por qué un espectáculo como el “Dido y Eneas” no tiene la repercusión mediática que merece? ¿Por qué las instituciones gallegas en este caso no están dispuestas a promocionar un espectáculo de producción propia 100% “made in Galicia”? ¿Qué tenemos que hacer para que toda esta magia deje de pasar desapercibida?
Si alguien sabe cómo conseguirlo, toda sugerencia será bienvenida.

5 comentarios:

Matapollos dijo...

Quizás la magia de la que hablas esté en dejarlo tal como está, con toda esa ilusión, sin vending, sin marketing, sin engineering...
Lo mejor siempre ha surgido fuera de los circuitos oficialistas.
¿Para qué buscar más?
Es así, lo más bello siempre pasa desapercibido para los ojitos que no pueden o no quieren ver.
Disfrutadlo. Tiene una pinta estupenda.
Un abrazo.

Clares dijo...

Enhorabuena, por la parte que te toca. Yo también me pregunto por qué lo bien hecho, lo auténtico y lo que es fruto del esfuerzo y del aunamiento de talentos y entusiasmo no tiene más repercusión en este mundo o mundillo de culturillas y culturetas. Debe de ser lo de la burbuja cultural, reflejo de la burbuja económica.
Yo ya me he conformado a ser alguien raro que disfruta con cosas como tú con esa actuación, ese coro hermoso, y lo demás, como dice Matapollos, importa menos; se disfruta y ya está. Un abrazo.
P.D. Aprovecho para saludar a Matapollos, que hace mucho que no nos leemos. Besos.

Matapollos dijo...

Un besote, Clares. :)

PMM dijo...

Probablemente tengas razón, Matapollos, y la magia esté en que sea así, un proyecto ilusionante, pero eso no quita que te de rabia al ver que hay proyectos mucho peores que este con una financiación increíble. Y pienses en todo lo que este coro podría hacer con un presupuesto decente. Pero seguiremos en la brecha!!
Clares, la enhorabuena es para ellos, que cantan como los ángeles, que se divierten, que a pesar de tener exámenes están ahí como profesionales, y para su director, que consigue sacar de ellos todo su talento. Y sí, lo disfruto y mucho. Bicos para las dos.

José Luis de Tomás dijo...

He pensado y repensado sobre este post tuyo. Es seguro que mi forma de ver la cuestión sea distinta. No seré yo el que ponga en duda el trabajo conjunto, la calidad de esa agrupación y de su magia. También he leído y he oído en ese espacio virtual que ocupáis. ¡¡Cuánto hecho!!
He entendido que uno de los principales objetivos de Cantabile es la formación musical y vocal de los coralistas. También he reconocido los escenarios de vuestras producciones.
En nuestro quehacer llegamos a dónde podemos, reconocemos nuestras posibilidades y nuestras limitaciones propias o impuestas y nos seguimos formando porque esa es nuestra finalidad. Seguramente de Cantabile saldrán voces que tendrán espacios en los que seguir progresando, habrá voces que se moverán en Cantabile y otras terminarán ahí y tendrán oportunidad de cantar en reuniones familiares, de amistades... para agrado de los que allí estén.
Creo que la labor de los que formáis ese lugar tiene riqueza por sí mismo. Sois familias, personas individuales... que trabajáis en un proyecto de ocio común que educa musicalmente, socialmente... Es, en ese vuestro disfrute, en dónde está la riqueza y la entregáis a quien desee tomar alguna parte. El hecho de que asistan más o menos personas depende de distintas variables que podría señalar pero que alargaría mucho más mi comentario.
El valor está en vuestra importante causa común, en hacerla circular y dar la bienvenida a los que asistan.
Los que no están algo les pasa (andarán de paseo, de comida, jugando con la consola, sentados en una escalera comiendo pipas, leyendo, escuchando otra música, en el botellón de al lado, no les interesa...).
Las personas que estáis en Cantabile sabéis dónde estáis y vuestras puertas se encuentran abiertas. En mi caso te diré que no os conozco pero espero escucharos en algún momento. Los días que actuáis, me es imposible acudir.
¡¡¡Qué no decaiga la magia!!!
¡¡Ánimo!!
¡¡¡Por un buen Cantabile 2013!!!