miércoles, 23 de febrero de 2011

De sumas

Aquellos que han asistido (o padecido) a alguna de mis clases, reconocerán la frase: “Somos lo que somos, por lo que hemos sido”, y aunque es cierto que el contexto en el que la suelo aplicar es aquel relacionado con el tema a tratar en esas clases, creo que es un lema de ámbito general.
Hoy, 23 de febrero, España es cómo es, por lo que pasó ese día 30 años atrás, y no sé cómo habríamos evolucionado si los hechos hubieran tenido otro desenlace, pero sí estoy segura que eso ha marcado a la sociedad española en general.
En una ponencia que impartí en un congreso, citaba a Eduard Punset, comentando que la cultura de los humanos tiene “efecto trinquete”, es decir, “no cabe la marcha atrás ni el olvido, todo nuestro conocimiento es acumulado”.
En mi vida personal, soy como soy, por lo que me ha ido marcando con anterioridad, desde mi niñez a la actualidad: familia, amigos, conocidos, engaños, desengaños, alegrías o tristezas. En mi vida profesional, soy lo que soy también por lo que me ha ido marcando con anterioridad: por esos profesores que me he encontrado por el camino, los buenos y los malos; por mis compañeros de trabajo; por mis alumnos, que son una pieza indispensable en mi necesidad de formación continua, y por supuesto por los profesionales con los que he tenido la suerte de trabajar y que en muchos casos han visto en mí algo de lo que ni tan siquiera yo era consciente; e incluso por aquellos que no supieron ver eso, y no llegaron nunca a contratarme. Si lo hubieran hecho, mi vida profesional en estos momentos sería otra.
No adquiero el conocimiento repentinamente. Si llego a algo es por la suma de las etapas anteriores. Es un proceso de aprendizaje constante, de investigación constante. Una referencia te lleva a otra, y a otra, y a otra, y nunca llegarías a la última si no hubieras encontrado la primera.
En mi caso, reconozco abiertamente que lo que dice el señor Punset es totalmente cierto “No cabe la marcha atrás ni el olvido” .
Se trata de sumar, no de restar, de ser consciente de las influencias recibidas y estoy tremendamente orgullosa de ello.

7 comentarios:

Titajú dijo...

Todos somos lo que somos porque tenemos unas circunstancias que nos han ayudado a ser así: todos sumamos experiencias, vivencias, conocimientos.
Si ya lo dicen por ahí: "sabe más el diablo por viejo que por diablo". Eso es sabiduría, y se adquiere con los años y con las vivencias.
Todo nuestro alrededor nos suma, lo que no quiere decir que nos haga mejores personas.
Besotes.

Nano dijo...

Grandes verdades las que dices. Pero yo sumaría una: "El tiempo pone a cada uno en su lugar".

Matapollos dijo...

Pues sí, la vida es un suma y sigue, Pili ...aunque alguna vez, para que nos cuadren bien las cuentas, se haga necesario restar alguna decimita de alguna parte.
Bicos.

Vane dijo...

Pues a mi me encantaría seguir sumando....pero a veces te conformas con lo que tienes.....bikiños

Mónica dijo...

Cada día todos aprendemos algo, ya sea bueno o malo!!!!Pero la vida es lo que tu dices: Sumar y Seguir!!!!! Un besazo Pili

Virtu dijo...

A mi más que sumar me gusta multiplicar....;-) Aunque la mayoría de las veces sólo multiplique por uno...

Biquiños.

Aldabra dijo...

Un poquito de aquí, otro poquito de allí, una resquicio de esta historia y otro resquicio de aquella otra… y vamos añadiendo. Pienso lo mismo que tú y así lo escribía yo también hace pocos días en uno de mis post. Siempre sumar y no restar. Biquiños,