miércoles, 16 de febrero de 2011

De dobles caras.

Siempre he pensado que todos tenemos dos caras. Una la que proyectamos al exterior, en el trabajo, con los conocidos; y otra, la de casa, la verdadera.
Porque queramos o no, todos tenemos más paciencia con los de fuera que con los de dentro, somos mucho más agradables, menos irascibles, más simpáticos y condescendientes, incluso más serviciales. Vamos, que nadie me pida en mi casa, cuando estoy apoltronada en el sofá, que le traiga un vaso de agua, pero por otras personas que conozco mucho menos que mi familia soy capaz de hacer favores más grandes. Incongruente, sí, pero es lo que hay.
Y no voy a decir que haya cambiado de opinión. Creo que todos somos así, simplemente por el mero hecho de con unos compartimos más tiempo que con otros, así que con aquellos con los que estamos menos y tenemos menos confianza, es más fácil, proyectar una imagen, digamos, más agradable.
Pero no es esa de la doble cara que quiero hablar hoy. No.
Hoy quiero hablar de los que tienen una doble cara a propósito, de los que te dicen A por delante y luego es B. De los que te apoyan en la cara, y te critican por detrás, de los que hoy te dicen digo y mañana diego. Y aunque siempre te encuentras en la vida representantes de ese tipo, últimamente veo más de los que me gustaría, así que aunque en general la gente dice que mi cara social, es, valga la redundancia, bastante sociable, a veces me gustaría dejar de serlo y decirles algún improperio.
Porque creo que no es necesario tener cara B.
Los que me conocen bien, saben que no voy por la vida posicionándome de una manera intransigente, ni pidiendo “o conmigo o contra mí”, y menos, cuando además no me toca el asunto personalmente. Creo en lo que hago, y mientras lo crea, lo defenderé de la mejor manera posible, y para eso no me hace falta mentir o desacreditar a otros. Mi trabajo no va a ser mejor porque el tuyo sea peor.
Por eso, consejo para navegantes, fingir en muy cansado, así que no malgastes tu tiempo en mentir, yo acepto por igual un que no, un “no comparto tus ideas ni tu proyecto”, un “no me parece bien lo que haces”. Este mundo es muy grande y hay sitio para todos.
Acepto una defensa a muerte de tus ideales, mientras para defenderlos no tengas que buscar el desprestigio de otros. Porque malos ideales son los tuyos si sólo se pueden mantener en pie intentando tumbar los míos.

P.D. : El sólo va acentuado a conciencia en contra de lo que dice la RAE. Es mi parte rebelde que aflora de vez en cuando.

9 comentarios:

Mónica dijo...

Pues si que te has levantado hoy" Irascible"... Algo gordo te han hecho!!!! Pero parece mentira que a tu edad no supieras ciertas cosas... Eso te pasa por ser buena!!!! De todas formas, yo discrepo contigo en un punto: Hay gente que sólo quiere oir, lo que quiere, asique a veces, para no armar "jaleo", tienes que decir lo que otra persona quiere oir... Un beso Pili

PMM dijo...

No, Moni, no me noto yo especialmente irascible, pero a veces tampoco está mal avisar a la gente de que eres consciente de lo que hay. Y si soy consciente, ¿para que fingir, no?
Creo, por momentos, no tengo la certeza completa, que soy educada, y con educación todo se puede decir. Aunque para esas personas que sólo quieren oir lo que a ellos les gusta, mi táctica es callar, pero no creo que sea necesario mentir.

PMM dijo...

Esto, detodos modos, creo que es cosa de la edad.
Biquiños, Moni

Titajú dijo...

Costumbre humana es, la de pisar al que está arriba para subir yo. Como yo no puedo subir, te arrastro al lodo.
Es una pena.
Otra cosita: la RAE puede decir lo que le dé la gana, si se le ha dado por perder el norte, pues allá ellos. Porque que una cosa esté permitida, no quiere decir que esté bien.
Un besote, Piluqui, y respira hondo que hoy ya es jueves.

Matapollos dijo...

Es que algunos más que cara lo que tienen es morro y bien saben fingir hasta consigo mismos. Para nuestra desgracia, cada vez abunda más el juego sucio, demasiada agresividad mal canalizada... A veces cuesta librarse de entrar en esta partida, a mi también me pasa, cada vez veo más bichitos de ésos... y no creo que sea una paranoia...

Anda que lo de la tilde diacrítica no tiene nombre ¿cómo no nos vamos a rebelar? ¿Es lo mismo tomarse "un café solo" que "un café sólo"? ¿A qué no?

Nano dijo...

Pilí no sé porque pero me parece que con la iglesia has topado. Para muchos no existen los ideales.

Nano dijo...

Existen los intereses y piensan que todos vamos en el mismo carro.

Virtu dijo...

Paciencia Pili, mucha paciencia y seguir siendo tú misma.

Una duda: si yo voy a tu casa y te pido un vaso de agua, ¿me lo sirves o me lo tengo que servir yo??

biquiños

PMM dijo...

Ju, ya sabes que mi se me pasa todo nada más escribirlo aquí.
Eso digo yo, Matapollos, así que yo seguiré acentuando.
Uy, eso para todos, Nano, pero a mi lo que me molestan es que finjan.
Virtu, tú puedes pedirme lo que quieras, ya sabes.