martes, 8 de junio de 2010

Reflexiones personales

¡Ay, por fin lo ha dicho la señora Merkel!: "No se puede gastar más de lo que se tiene".
Esto es como los consejos para tener una buena Oratoria: “Refuerce su discurso con una cita de un experto en la materia.”
Pues ahí la tienen.
Y ¡vaya!, parece ser que esa fórmula tan simple, en la que probablemente se haya basado cualquier economía doméstica, nos la hemos saltado todos a la torera, y cuando digo todos, es todos: ricos y pobres, banqueros, dirigentes políticos, gobiernos, autonomías, ayuntamientos, empresarios, pensionistas, parados, funcionarios, autónomos, los de aquí y los de allí, cada uno en su nivel, pero al fin y al cabo, cada uno en su medida. Porque nos vamos de vacaciones y si no tenemos efectivo, pues pedimos un préstamo, y si queremos cambiar de coche, aumentamos la hipoteca, que para eso estaba ese señor del banco tan simpático que te decía: “No te preocupes, sin problema”. (Por cierto ¿dónde estará ahora ese señor que hace mucho que no le veo?) Pero por lo que se ve ninguno quiere, QUEREMOS, reconocerlo y lo mejor, como siempre es echarle la culpa al resto.

Y no puedo dejar de acordarme de mi madre, haciendo petos para todo: para cuando vayas a la universidad, para los regalos de cumpleaños, para los libros del curso que viene... Mi madre, como casi todas las de su generación, no gastaban más de lo que tenían, entre otras cosas porque no podían. Cuando se casaban, probablemente con una luna de miel corta y a poca distancia si eran de los afortunados, se iban a un piso de alquiler con lo justo, ese ajuar que sus madres habían ido juntando poco a poco: sábanas, manteles, toallas y un poco de menaje de cocina. Y a empezar a administrar un sueldo que tenía que dar para todo, incluso para ahorrar, porque nunca se sabe lo que puede pasar. Porque no había hipotecas, ni basura ni de las otras, y si te prestaban dinero había que devolverlo ¡y a qué precio! Así que el mejor sistema era ahorrar hasta que tenías el dinero para eso que deseabas, o mejor dicho, que necesitabas, o encontrar un sitio en dónde te dejaran pagar a plazos. Y esa generación llegó a comprarse un piso, a mandar a sus hijos a la universidad, a pagarles las bodas, a comprarles su primer coche (usado claro) y ayudó a hacer crecer un país a base de esfuerzo y trabajo.
Pero nosotros, que ya lo hemos tenido más fácil, no compramos sólo lo que necesitamos sino también y en la mayoría de los casos, lo que deseamos. Me gusta, lo quiero, ahora, ya. ¿Previsiones para el futuro? ¿Para qué? Se trata de disfrutar la vida ¿no?
Y no se trata de hacer demagogia barata y decir que cualquier época pasada fue mejor. No, no. No quiero volver a aquellas épocas de restricción, de privación, y de pocas recompensas a un esfuerzo ingente. Pero entre aquello y ésto, tiene que haber un término medio, y será mejor que lo encontremos pronto. TODOS.

14 comentarios:

Nano dijo...

No es demagogia barata. Es la verdad de lo que está ocurriendo.
Acabas de reflejar la historia de un pais, en unas lineas.Estoy totalmente de acuerdo con lo que escribes y sobre todo, te felicito por lo bien que lo relatas.

Titajú dijo...

¿Sabes qué? Hace algún tiempo escribí un post dedicado al gobierno en general, diciendo que tenían que poner de ministro de economía y hacienda a alguna de las que fueron madres en la postguerra. Esas que con 10 hijos y un sueldo de porquería, consiguieron levantar un país con las manos.
En esta casa, jamás pedimos más préstamos que para la hipoteca, que ya terminamos a base de ir amortizando poco a poco. Los coches se pagaron a tocateja, incluido el último, el ford del año pasado, en el que Cj me mangó los 150 euros que yo tenía guardados en el petito de los gastos extras de las vacaciones. El ford es de segunda mano.
No se puede gastar más de lo que hay, es así y siempre será así, pero tiene que decirlo un alto cargo para que la gente se dé cuenta.
Y ya veremos si se lo hacen.

Moni dijo...

Si de algo puedo presumir en esta vida es de haber gastado sólo lo que tenía y a pesar de haber vivido épocas durísimas(de no poder encender la calefacción,aunque nunca pasé sin comer) jamás le pedí nada a nadie. Eso sí, tengo fama de pesetera, aunque creerme, que no lo soy, pero nunca me sobró un duro. Y compré mi piso con hipoteca...
Pili, me ha encantado lo bien que has expuesto algo tan sencillo, y que no damos entendido.

PMM dijo...

Graciñas, Nano, pero es últimamente cuando veo las noticias y la gente se escandaliza por los recortes, se me hincha la vena, recordando esos recortes verdaderos de antaño, que no eran recortes sino verdaderas privaciones.
Ju, recuerdo ese post, y creo que las nuevas generaciones no hemos aprendido el valor de la palabra esfuerzo como las anteriores. Ahora todo es más fácil, aunque no nos lo parezca, y aún así no lo aprovechamos, y además nos quejamos si hay que apretarse el cinturón.
Moni, yo también compré mi piso con hipoteca, pero siempre me he comprado lo que estaba a mi alcance real. Viajo cuando puedo, que para eso nos pasamos todo el año trabajando, pero si no pudiera tengo claro que no me lo quitaría de comer o de la educación de mi hija a base de créditos para una semana de placer.
Pero tengo gente en mi entorno de un nivel similar al mío, que vive por encima de sus posibilidades cada día y ahora se queja de la crisis.

matapollos dijo...

A veces me río cuando hablan de tomar serias medidas para "acabar de arreglar" todo esto.
Cauando algo se va de las manos, haríamos bien en prescindir de los presuntos expertos y recurrir a los sabios de toda la vida.

Ya lo decían las monjas del cole: el sentido común es el menos común de los sentidos.

PMM dijo...

Y es cierto Matapollos, porque lo que es de sentido común para ti puede no serlo para mi. Y mira que me joroba darle la razón a las monjas, eh!

Virtu dijo...

Para lo único que pedí dinero por adelantado es para comprar el piso, es decir la hipoteca. Lo demás nada.Cuando compré el coche, lo que tenía ahorrado me llegaba para ese modelo y ese modelo me compré, y así con todo. Primero junto y luego compro. Me da un pánico terrible hacerlo al revés, y espero no tener que hacerlo nunca...

Me acuerdo del post de Ju y ahora me acordaré del tuyo, porque está genial explicado también.

PMM dijo...

Virtu, eres un modelo de sensatez, pero tu caso no es el habitual.

Manuel Guisande dijo...

Creo que no es así. Lo que dice la alemana es "ustedes no gasten más de lo que no pueden" (pero no se refiere a todo el país, sino a la calse media). A los empresarios y otros macarras les dice "gasten pero no se pasen" y lo que se pasen lo pagan las clases medias. Sencillo. Ejemplo sencillo: El Gobierno necesita dinero, graba un impuesto, pero no es lo mismo un impuesto (gasolina) para el que gana 20.000 euros que el que gana 50.000

Vane dijo...

Pues yo soy la nota discordante, el piso lo tengo con hipoteca, el coche nos lo compramos a plazos, los muebles de casa( los más caros) tambien los compramos poco a poco.....menos mal que ya hemos acabado de pagar todo menos el piso, pero es que hubiesemos estado hasta ahora sin coche ni muebles....y como que no ehhhh....no quiero decir que haya que despilfarrar, yo no pediría un prestamo para viajar por ejemplo, pero tengo que reconocer que lo poquito que tengo lo he comprado así.....un besito

José Núñez de Cela dijo...

Desafortunadamente, (sí, desafortunadamente) los que hemos seguido, más o menos, esa máxima que citas de la sra Merkel, estamos viendo alrededor nuestro tantísimos casos de gente desesperada a la que les ha pasado factura (muy alta), esa actitud tan extendida de gastar lo que no tenían, aquellos que te animaban a pedir prestamos para esto o aquello, (incluso para opperarte!) tantos y tantos cegados por los trenes de vida de los demás y que creían tener derecho y posibilidad de llegar a eso, a pesar de no disponer de medios propios suficientes.
No sé si esta situación servira como cura de humildad o para poner los pies en la tierra, aunque me temo que no, que cuando se pueda volveran/emos a lo de antes.

Respecto a la Sra Merkel y los políticos y poderosos en general, estoy con lo aportado por Guisande y además, siempre es más facil decirle a los demás lo que tienen que hacer, y hace lo que quieran con el dinero de otros, que en definitiva es lo que hacen.

Un saludo

conchi dijo...

Yo como Vane, mi pisito con hipoteca (eso sí me tuve que comprar uno usado porque el nuevo se me disparaba de mi economía). El coche, con préstamo y usado aunque ya está pago. Lo que nunca hice fue solicitar dinero para vacaciones y espero que nunca se me ocurra hacerlo.
Yo admiro a esas madres que sacaban a sus hijos,y no eran 1 ni 2, adelante con menos rentas y medios que ahora.
En nuestras manos está que nuestros hijos aprendan a vivir en un mundo de consumismo que tenemos, sin derrochar. Besitos

alonso dijo...

Hola administrador de dequepodemoshablar.blogspot.com

Me encanto tu página, es muy buena... me encantaría promocionarte en mi

pagina www.caidodelcielo.com y en mi blog www.calificamos.com, asi que te

pediria me envies una breve descripcion para incluirte. En caso no te

interese, disculpa por la molestía. :)

Exitos con tu página
Alonso
alonso.enlaces@gmail.com

millenium dijo...

Cada uno es responsable de lo suyo, en su medida, tanto en lo bueno como en lo malo.

Si al menos nos sirve de lección para inculcarlo a nuestros hijos pues... ya que no hemos sabido o no hemos querido aprenderlo, como debiéramos, de nuestros progenitores, al menos saber enseñarlo.