jueves, 24 de junio de 2010

De esperas

Me he dado cuenta que me paso la mayor parte de mi tiempo esperando, y esto no va sólo porque me haya casado con un tranquilo / impuntual y que mi hija haya heredado esa parte de sus genes. A ellos ya no los meto en ese saco, porque si no me pasaría la vida un tanto desesperada. Bueno, en realidad, sí que es así.
Pero el post no va de esas esperas. No. Me refiero a otros tipos de espera. A la espera por que ocurra algo que deseamos.
Muchas veces esperamos cosas irreales e imposibles como ver tus números en el sorteo de la Primitiva o entrar en ese pantalón de hace 5 años. Yo, que no suelo ser demasiado ilusa, suelo esperar cosas pequeñas que inevitablemente sabemos que van a pasar, pero eso no significa que no las deseemos con muchas ganas. Ejemplo: la llegada del fin de semana.
En este momento, estoy esperando por tres cosas, a cada cual más importante: lo primero, un encuentro con la amigas para hablar y echar unas risas, es decir, para cargar pilas y soltar lastre; lo segundo, la llegada de los sofás nuevos, que están al caer hoy mismo, así que se acaba la espera; y sobre todo, lo último, pero no menos importante, espero y deseo que lleguen pronto las vacaciones, ese mes de merecido descanso después de otros once de trabajo. Porque sí, mi mente y mi cuerpo están ya llegando a ese punto límite de saturación, el mismo de cada año. Pero queda todavía un mes, así que ahora a esperar que no se haga muy largo. La parte buena, porque siempre hay que buscar una parte buena, es que lo puedo hacer sentada en mis sofás nuevos.

16 comentarios:

José Núñez de Cela dijo...

Si nos diéramos cuenta de lo aprovechables que son los tiempos de espera, Qué diferente sería. Se pueden aprovechar de mucas maneras y aunque no tengamos a mano nada ( un libro, el móvil, ...) si pudiéramos relajarnos simplemente, o pensar con la tranquilidad que nos da el tiempo,...

Titajú dijo...

Pues yo no estoy esperando nada, porque ya estoy de vacaciones. Sólo espero que dure el buen tiempo.
Disfruta con los sofás.

millenium dijo...

Nunca disfruté de un mes seguido de vacaciones, debe ser un gozada, aunque tampoco nunca trabajé once meses seguidos que no debe ser tan gozada. Aunque en el trabajo tengamos buenos momentos, también hay otros en los cuales un paréntesis se agradecería, con lo cual no sé como llegaría al bendito mes de vacaciones si sólo ansioso o con la cabeza como un bombo.

De poder, pediría ese mes en agosto, con las vacaciones de los niños y el presunto verano que deberíamos tener, medio junio y julio se pasan de forma más amena.

Ya queda poquito, y con sofás nuevos... ¡está hecho!.

Vane dijo...

Pues yo espero por dos cosas muy importantes para mi, y lo peor es que no se si alguna de las dos llegará, una se que llegará tarde otemprano, pero dudo de que llegue como yo espero, y la otra pues no sé si llegará, pero.....pues nada, a seguir esperando, no queda más remedio......besitos

PMM dijo...

José, eso es a lo que estoy esperando yo, a tener tiempos de espera aprovechables, peor bueno a ratos lo consigo.
Ju, no me des envidia, y ya te contaré cómo van los sofás.
Millenium, me has dejado alucinada. Esa opción tuya ¿Qué tal es?
Vane, me imagino una de esas cosas, pero con la otra me has dejado en ascuas. Tendréis que venir a probar los sofás y charlar un rato.

Matapollos dijo...

Pues, mientras no esperes a Godot... porque dicen que definitivamente no acudirá...
¿Quién no espera algo por pequeño que sea?
Hasta cuando dormimos esperamos despertar.
El sofá lo inventaron los antiguos árabes, con toda su calma, maestros d ela espera...

MARIETA dijo...

Disfruta esos sofás nuevos, que cuando te des cuenta estás YA de vacaciones.
Saludiños.

conchi dijo...

Yo en estos momentos sólo espero que mi marido no me extrese este finde.jijiji.
Que guay, sofás nuevos, yo también quiero unos pero van a tener que esperar. Disfrútalos, y también disfruta de esa charla con tus amigas. Un bikiño

Virtu dijo...

Pues yo estoy viviendo la época de mayor estrés de mi vida, yo hasta creo que me va dar un día algo y la palmo fijo, no sé como ahora mismo tengo un ratito y te estoy comentando,porque a penas tengo tiempo de hacerlo... por favor por favor por favor quiero un ratito de tranquilidad...de no hacer nada, nada nada....cómo lo voy a conseguir??? no puedo, no puedo, no puedo...me voy

millenium dijo...

Mi opción vacacional es, influenciada totalmente por la niña:

Las dos primeras semanas completas de agosto, diez días; la primera de septiembre, ya van quince, estas semanas siempre fijas en estos seis años (tiempo que llevo en mi actual empresa). El resto hasta los 23 días laborables (este año uno más, pendiente del año pasado), los voy cubriendo, si puedo, en puentes o días en los que la niña no tenga clases.

Este año, de agosto a diciembre, al gozar de 24 días libres, se me pasará rápido el tiempo, si me "apuro", pido un/os día/s y arreglado. No siempre es así, pero por lo general, salvo el pasado, suelo llevar bien el año.

Pese a llevarlo bien, excepto el año pasado donde tuve pocas vacaciones, reconozco que me gustaría probar tu opción. Llevar quince días de vacaciones y que te queden todavía los mismos... esa sensación debe ser... como estar en el paraíso.

Moni dijo...

Todos esperamos algo, sino no merecería la pena vivir!!! Y dicen que el que espera desespera!!! Disfruta de tus sofas nuevos, de esa charla, y las vacaciones...ya están ahí. Un beso

Superwoman dijo...

Lo de las vacaciones lo esperamos todos desde que se terminan... pon fotos de los sofás, para que esperemos todos cómodos :D
Un supersaludo

Aldabra dijo...

y todo llega más pronto o más tarde, a mí en cambio no me ha tocado esperar, se me han adelantado las vacaciones forzosas.

paciencia!

biquiños,

PMM dijo...

Matapollos, pues alguno d emicasa, casi como si fuera Godot.
Marieta, de los sofás voy disfrutando a ratos. Cuida mucho a tu papi, vale?
Conchi, algunas de las amigas no sé si podrán charlar porque me parece que se han quedado un poquito afónicas.
Virtu, me estás asustando. A ver si tienes mono de karaoke.
Millenium, yo durante alguna época opté por vacaciones partidas, pero prefiero el mes de desconexión total.
Moni, la charla con las amigas y el sofá se pueden disfrutar a la vez ¿no?
SW, prometida esa foto.
Aldabra, lo de vacaciones forzosas la verdad es que no suena bien. Biquiños y ánimo.

Manuel Guisande dijo...

Vamos, yo en eso de esperar os lo juro que soy un crack. No hay nana más aprovechable que no hacer nada para ver si pasa algo y darte cuenta que no pasa nada. Os lo juro que no hacer nada es algo tan maravilloso cuando lo descubres....

charly dijo...

Estoy deseando con verdadera ansiedad coger, no unas vacaciones que me parecen poco,sino ese espacio de tiempo llamado aburrimiento,meterme en él y no salir hasta que empiece a notar que el sillón se mueve. ¿ Cuántos meses, años puede durar eso? no lo sé, pero lo que dure. Después, poco a poco, integrarme de nuevo en la vida diaria.