miércoles, 26 de mayo de 2010

Espíritu de lucha

En la vida, en nuestras vidas, tenemos que enfrentarnos a distintas situaciones. Algunas de ellas muy difíciles, y por suerte o por desgracia lo que nos diferencia a unos de otros es el espíritu de lucha. Porque a la vida hay que enfrentarse de cara cada día y luchar contra la adversidad, y no rendirse jamás, y levantarse cada vez que te caes. Y sí, nadie ha dicho que eso sea fácil, pero es muy probable que si miramos alrededor nos encontremos ejemplos a seguir, o caras amigas que nos tiendan la mano para levantarnos, y que nos empujen para continuar caminando o que simplemente nos digan “Aquí estoy”. Y así, seguro que es mucho más fácil seguir luchando y encarando la vida.
Y desde hace un tiempo, vivo las dos caras de esa moneda. Porque he presenciado como una madre coraje se enfrentaba a la administración reclamando justicia, según ella gracias al apoyo que le damos otros, pero después la he visto a ella y otras personas preocupándose por mí y por familia.
Porque tener espíritu de lucha es importante, pero tener a gente que te ayude a mantenerlo, lo es todavía más.
Por eso hoy este texto es simplemente para dar las gracias a los que compartís mi mundo, más cerca o más lejos, pero siempre en mi corazón, manteniendo vivo mi espíritu de lucha.

12 comentarios:

Titajú dijo...

Es que rendirse no sirve de nada, y además, este mundo es muy grande. Siempre, siempre hay una mano amiga cerca, ya sea en carne y hueso, o virtualmente.
A todo el mundo le gusta que se acuerden de ellos y saber que no e está solo.

MARIETA dijo...

Como dice Jú, con rendirse no se consigue nada así que ánimo con lo que te toque y siempre p'alante!!

Matapollos dijo...

Forza, Pili!!!
Yo digo que en esta vida las caídas no te hacen más dura, sino todo lo contrario. Te vuelves más blanda, como una pelota de goma, luego te caes y es más fácil rebotar. Después vas aprendiendo a dominar los rebotes y, hala, a botar y saltar...
¡¡Siempre adelante!!

Moni dijo...

Estas rodeada de luchadores!!! Tu ya no te rendirías aunque estuvieras sóla, para cuanto más con toda la compañía. Muchos besos, y ya sabes que nunca estarás sola(aunque estemos lejos).

conchi dijo...

Siempre hay que luchar, porque sea lo que sea hay uno o varios motivos para hacerlo. Siempre que lo necesites nos tendrás para animarte, ayudarte, apoyarte...lo que tú quieras. Muchos besitosssss

Vane dijo...

Pili..... Aquí estamos y estaremos, para todo, siempre hay que tirar para adelate, y con lo que tu tiras de mi como para no poder tirar de ti, y si no te atamos una cuerda y tiramos nosotras mi niña, sin problema... Mil besos

Superwoman dijo...

Hale, otro empujoncito con sabor alemán para que sigas en la lucha... por cierto que no había tenido tiempo hasta ahora de sentarme en el cómodo sillón blanco y admirar la decoración, está de lujo...
Un supersaludo

Virtu dijo...

No puedo articular palabra, y apenas teclear letra, muchas gracias a ti Pili, por estar siempre ahí. Me has emocionado, de verdad. Voy a guardar este texto como un tesoro. Miles de besos, esta vez color "esperanza"

Wendy dijo...

Tienesmucha raón, todos debemos de forjar el espiriu y prepararlo para la lucha, que saber apretar los dientes y tirar pa lante en los momento difíciles y sin duda el contar con apoyo lo hace más fácil y te da mucha más fuerza.

Vane dijo...

Mira que me gusta esta entrada Pili....en los dias bajos la he utilizado mucho....gracias. un besito

PMM dijo...

Ju, en tucaso, virtualmente y físicamente.
Marieta, siempre adelante, aunque cueste.
Matapollos, eme encanta eso de la pelota de goma.
Moni, sí es cierto que estoy rodeada de luchadores, así que algo tengo que aprender aunque sólo sea de mirar.
Graciñas, Conchi.
SW, el empujón alemán se agradece porque es de los fuertes ¿no?
Virtu, tú si que eres un tesoro.
Sin apoyo todo es mucho más difícil, Wendy.
Vane, espero que no tengas que utilizarla mucho, porque eso será síntoma de que los días bajos han pasado, pero aún así, tu cuerda siempre estará unida a la mía.

Aldabra dijo...

luchando se va encontrando el camino.
bicos,