lunes, 14 de diciembre de 2009

Crónica de un viaje emocionante (2)

Día 2. Nos levantamos y la maleta sigue sin aparecer. Decidimos repetir ropa, porque si no aparece será mejor ponerse la ropa limpia en la recepción de mañana. Así que después de desayunar nos reunimos con el coro para una visita guiada por las principales maravillas de Roma, que son muchas.
Explicación del guía desde el autobús del origen y evolución de la ciudad, y parada en algunos sitios interesantes. Uno de ellos, muy cerquita de la catedral de Roma, es decir de la archibasílica de San Juan de Letrán, la basílica de la Santa Croce in Gerusalemme, una de las siete iglesias de peregrinaje de Roma, porque en ella se guardan restos de la cruz de cristo pero sobre todo la parte de la inscripción del INRI, espinas de la corona o el dedo de Santo Tomás.
Seguimos con la visita y lo más destacado de la mañana es la visita al Panteón de Agripa, un templo circular con una cúpula impresionante por su perfección. Es inevitable visitarlo por segunda vez y en un recinto como ese también era inevitable que el coro hiciera lo que mejor sabe hacer…


(De paso podeis jugar un poco a Buscar a Wally. Yo no soy la que grabo este vídeo, pero sí estoy entre el público. La solución, en próximas entradas)
Paradita para comer, y ellos, los cantantes, a prepararse para el concierto de la tarde y nosotros, los padres, a seguir disfrutando de la ciudad. Desde nuestra visita en verano, teníamos una cosa pendiente. Ver el Ara Pacis, por dentro, así que allá nos fuimos. Por lo general lo más sencillo suele ser lo más impresionante. Un altar de la paz, que mandó construir Augusto para dar las gracias por sus campañas en Hispania y la Galia.
De ahí seguimos nuestro paseo por la Piazza Navona y el Campo de Fiori, porque a las cinco de la tarde teníamos el Concierto que ofrecía la Embajada, en la Iglesia Nacional Española de Santiago y Montserrat, que está muy cerca. Al ser nuestra iglesia nacional, tiene los escudos de todas las provincias españolas, y como no el nuestro, con la Torre.De nuevo un placer para la vista y el oido.
Al salir, como llamábamos al hotel, y nos decían que las maletas estaban “arrivando”, pero tampoco lo teníamos muy claro, decidimos no arriesgarnos y hacer unas compras por lo que pudiera pasar. Así que, Fernando no desprovechó la ocasión y se compró unos maravillos zapatos italianos antes de ir a cenar en un sitio cerca de la Via del Corso. Pasta, pizza, helado. Todo buenísimo.
Así que con el estómago lleno, paseito nocturno. De la columna de Marco Aurelio, en Piazza Colonna, a la de Trajano. En Roma también es Navidad, y en Piazza Venezia, además del monumento a Victor Manuel II, y la tumba del soldado desconocido, ya estaba colocado el árbol.
Y aunque el día no había estado mal, lo más emocionante estaba por llegar.
P.D.: Por cierto, el día acabó estupendamente porque cuando llegamos al hotel, allí estaba la maleta.

11 comentarios:

Titajú dijo...

¿Y cómo pretendes que te localicemos, a esa velocidad de crucero que lleva el cámara? Con las pistas que tengo, juraría que sonreíste cuando te enfocaron.
¿Me equivoco?

Virtu dijo...

Y ese árbol de Navidad no está un poquito torcido???

Me gusta Roma, pero si voy algún día cogeré una maleta con patitas para que llegue sola y no dependa de ninguna compañía aérea...

Mónica dijo...

Bueno, para empezar me voy a arriesgar y ¿serás la chica del plumífero blanco sentada en el banco? y para seguir me encantó la actuación, las fotos y cuanto me alegro de que apareciesen las maletas, y porqué nó,de que Fernando tenga eses maravillosos zapatos italianos que seguro causarán furor...un beso y espero impaciente la 3ªparte

PMM dijo...

Ju y Mónica otra pista. Estoy de pie, voy de negro y tengo una cámara en la mano.
Virtu, llevo mucho tiempo viajando y la verdad es que es la primera vez que nos las pierden. De todos modos, la maleta de mano con ropa para al menos un día es lo mejor. Alba, que iba a otro hotel y ambién le perdieron la maleta, menos mal que de repuesto llevaba el uniforme del coro, sino no sé cómo se las hubiera apañado.

PMM dijo...

Mónica, no sé si serían los zapatos, pero a Fernando al día siguiente lo confundieron tres veces con un italiano y no hacían más que peguntarle direcciones.

Virtu dijo...

Minuto 1 segundo 21. Esa eres tú

PMM dijo...

Virtu, ponle 10 segundos más.

Mónica dijo...

Pelo corto o pelo largo(las dos tienen cámara en mano)? Un beso

PMM dijo...

Corto, Mónica. Ya lo tienes claro ¿no?

Clares dijo...

Vaya un viaje más hermoso que os habéis dado. Las niñas cantan genial, un placer escucharlas.
Para la porra blogger, apuesto por una bella y joven señora morena con gafas que se ve de pasada, pero que me ha dado el punto. Ya nos dirás.

PMM dijo...

De lleno le has dado, Clares, Gracias por los piropos amí y al coro. No es una buena grabación, pero el video que yo tengo no lo puedo subir porque no lo da cargado.