lunes, 23 de noviembre de 2009

Una lección magistral

De vuelta de Bilbao, he de reconocer que me ha encantado estar allí para comprobar in situ, los cambios que ha experimentado esa ciudad. No he tenido tiempo de hacer mucho turismo, (vale, he ido al Ayuntamiento a una recepción y al Iruña y la Granja, porque no podía venir sin tomarme unos pintxos, pero eso sí, siempre de noche) así que no puedo traer muchas fotos panorámicas, pero os dejo dos.
Una del Guggenheim, porque allí se celebró la entrega del Premio Internacional de Protocolo y resulta que en la categoría de institución pública estaba premiado el Ayuntamiento de A Coruña. Y no, no fue una casualidad, porque para que una institución se lleve un premio, alguien tiene que presentar una candidatura ¿no? Para el ayuntamiento se presentaron dos y una de ellas ya sabeis de quién. Pues eso.
La otra, es que la conferencia inaugural la daba el Sr. Rojas Marcos, por eso del estrés en una profesión como la de los jefes de protocolo. Y ahí le teneis muy concentrado en lo que decía, y dando una conferencia magistral sobre cómo llevar la vida lo mejor posible.
Sería muy difícil resumiros todo en un post, pero me gustaría compartir con vosotros varias cosas. Una, que es vital el OPTIMISMO. Hay que mirar al futuro con esperanza, igual que como regla general recordamos el pasado con alegría, es decir, solemos eliminar los malos recuerdos, para quedarnos con lo bueno.
Dos, que no podemos plantearnos la vida siempre con un “Debería haber…”, sino con un “Debo hacer…” Vamos lo que vulgarmente se conoce como coger el toro por los cuernos. (Esto lo digo, yo)
Y tres (y quizás a algunos de los que se pasan por aquí les sirva de mucho, incluido a mí, pero en ese momento me acordé de unas personas especiales, entre ellas Vane) que hay un estrés normal, como también hay una tristeza normal. No hay pastillas que curen la pérdida de seres queridos o los fracasos, simplemente hay que dejar discurrir el tiempo y no intentar superarlo así, de una manera forzada, antes de tiempo. Tenemos derecho a estar tristes cuando hay un motivo. Y lo ha dicho el mejor especialista en psiquiatría.

15 comentarios:

Matapollos dijo...

Pues sí... Y la peor de las tristezas, la más difícil de vencer, es la que se produce sin motivo alguno.

¿Sabes lo que haría yo para tratar el estrés? Pues, de buena gana me iría de pintxos por Bilbo adelante con Luis Rojas Marcos, seguro que tiene mucho que contar y sería todo un placer poder escucharle.

(Oye, eso verde que está delante del Guggenheim ¿sigue siendo el West Highland Terrier gigante que antes estaba lleno de flores?)

PMM dijo...

Sí, Matapollos, el Puppy va cambiando de aspecto según la estación. Y lo de los pintxos con el señor Rojas Marcos sería un puntazo, pero no pudo ser.

Superwoman dijo...

No sé que decirte, Rojas Marcos es pelín demasiado yankee-autoayuda para mi gusto en algunas ocasiones, pero lo cierto es que lo único que podemos cambiar en esta vida es lo que depende de nosotros mismos... de ahí a no desear que las cosas que no dependen de nosotros mismos sean de otra manera...
Un supersaludo

Manuel Guisande dijo...

Si el asunto es no pensar mucho, relativizar las cosas y dar importancia a lo que realmente la tine. Un beso

Mónica dijo...

Yo también creo que la tristeza sin motivo es terrible por lo culpable que te hace sentir... Bueno, y no ha sido un tour tipo Titajú, pero es que dejó el listón muy alto...Gracias por tus fotos. Enhorabuena por haber ganado el premio,y una envidia escuchar a Rojas Marcos.

Vane dijo...

Gracias por acordarte de mi, de todos modos creo que lo que dices es cierto...cuando pasó lo de Diego, fui al psiquiatra, el que se empeñaba en darme un tratamiento, yo le dije que no quería tratamiento, que ni tenía ansiedad ni nada, que simplemente quería llorar, y no dormir todo el día, con lo que me dio una receta y dejó a mi elección el tomarlas o no, yo decidí tomar solamente las que me había dado mi medico de cabecera para dormir, porque era incapaz de pegar ojo, pero al mes decidí dejarlas tambien....a si que yo puedo decirte que es cierto, que los muy malos momentos tambien se pueden pasar sin medicación...besitos mi niña

José Núñez de Cela dijo...

Que envidia!
tengo ganas de conocer Bilbao desde hace tiempo ... y se me resiste, pero como dices que dice Rojas Marcos, más que "Debería haber ido", " Debo ir!"
también te envidio por estar en un Ayuntamiento RE conocido. El mio ha pasado a ser DEMASIADO conocido por asuntos un tanto raros y poco protocolarios (una madre expulsada de su partido por su hija!)

saludos

Aldabra dijo...

Me hubiera encantado oir a Rojas Marcos pero me conformo con lo que nos cuentas y me quedo con el Optimismo. Cambiar los chips te puede cambiar la vida.

biquiños,

Clares dijo...

Los grandes hombres son sencillos, fáciles de escuchar, y generalmente inteligentemente optimistas.

Clares dijo...

Pero, bueno, ¿tú no estabas en Elche o por ahí? ¿También te ha dado tiempo a estar en Bilbao? Qué suerte. Por cierto, que el Puppy me gusta muchísimo, aunque yo solo lo he visto en verano, llenetico de flores. Era precioso.

Titajú dijo...

Mi Cj estaba hospedado en un pedazo hotel, de esos a los que a mi no me lleva, al ladito del chucho ese, porque la vista de la terraza le daba en todo el hocico.
También salió de pintxos (y se olvidó de llamarnos), y no fue a la conferencia.
Y buena falta le hacía, porque hay una serie de cosas sencillas y vitales que debía aprender ahora que todavía es joven.
Bienvenida.

PMM dijo...

Ju, deja a CJ que disfrute, que no todo en la vida es trabajar.
Aldabra, fue un placer escucharle en directo, así de cerca, seguro que te hubiera gustado.
Clares, no te preocupes, a Elche, me voy el viernes, hasta el domingo.
Mónica, prometo más fots en otros viajes ¿vale? Aún así, lo de Titajú no se puede igualar.
Guisande, ahí le has dado. Relativizar, esa es la cuestión.
SW, pues a mi no me lo pareció para nada, de autoayuda- Yankee, digo. Sensato, como la mayoría de la gente inteligente.
Vane, me acordé de ti y de otras personas cercanas, que tienen un motivo muy grande para estar tristes, y que a veces los que os rodeamos con toda nuestra buena intención, queremos quitaros esa tristeza. Coincido con él en que tenemos derecho a estar tristes y no forzar una recuperación anticipada, pero al mismo tiempo, hay que seguir enfrentándose a la vida.
José, no lo dudes, en cuanto puedas un tour por el norte. Empiezas en Euskadi y terminas en Galicia con parada en A Coruña ¿vale?

PMM dijo...

Ah, Mónica, yo no he ganado el Premio ¡ya me gustaría!Se lo ganó el Ayuntamiento y su gabinete de protocolo, yo sólo presenté la candidatura.

Virtu dijo...

Pues yo sólo te puedo decir que mi futuro laboral se decide hoy, y que es portada de prensa, pero sea como sea cogeré al toro por los cuernos y viviré siempre con optimismo.

Y en cuanto al último punto estoy totalmente de acuerdo. No se trata de zanjar el dolor de un plumazo, si no de irse amoldando a él, y con la ayuda de los demás y dejándose ayudar puede ser posible.

Besotes.

Cosechadel66.es dijo...

Pues lo que es la casualidad, leer tus palabras me ha venido estupendamente, que estaba yo pelin depre...

Carpe Diem