lunes, 13 de julio de 2009

Mi paso por Italia

Me está costando coger de nuevo el ritmo. Debe ser porque en mi retina se han quedado grabadas tantas imágenes y en mi paladar tantos sabores (si tengo que resumir, sí, he probado el mejor helado de mi vida) que quizás a mi cerebro le cueste procesar tanta información.
Pero como lo mejor es empezar por el principio, la primera parada fue Milán y aunque la catedral es impresionante, mis recuerdos de esa ciudad siempre van a estar ligados a Leonardo da Vinci (algún día haré el esfuerzo de intentar resumir en un post algo sobre la vida de ese genio y por qué me tiene fascinada) y sobre todo porque por fin después de mucho tiempo, pude abrazar a una amiga, de esas a las que añoras tanto en los momentos buenos como en los malos. Ana abandonó su país y su trabajo por amor a un italiano y estableció su vida en Milán. Desde entonces, el teléfono, el email y Facebook son nuestra forma de contactar, por eso verla en persona y darle un achuchón es una de las mejores cosas que me traigo de Italia. Porque ¿que sería de nosotros sin los amigos?
P.D. El de la foto obviamente es Leonardo. Concretamente la estatua que hay justo enfrente de la Scala de Milán. Permitidme que respete la intimidad de Ana dejándola en el anonimato bloguero.

12 comentarios:

Titajú dijo...

En Milán viviría yo ever after; mira que me gusta esa ciudad.

supersalvajuan dijo...

Menudas barbas de Leonardo. Ni Marx.

Mal bicho dijo...

Pues sin amigos seriamos, por ejemplo, odos una pandilla de divorciados. Cuanto tienen que aguantar los amigos de niestras parejas.
Ains, es que estoy de un pesimista ultimamente...

Matapollos dijo...

Leonardo da Vince es un personaje fascinante, como también lo son los mecanismos de la memoria...
Nada, que me ha venido a la cabeza un librito que leí hace tiempo y está muy bien, fue premio Café Gijón allá por los ochenta y lo escribió un chico de Lugo (no recuerdo su bien nombre), hermano de Antonio Murado, el pintor.
Pues eso, salía un personaje que se llamaba Leonardo da Vince, también muy interesante, como puedes ver.

Virtu dijo...

Después de ese achuchón "a la milanesa", rebozado con recuerdos y amistad, ahora estás con la depre postvacacional. ¡Normal!

Aldabra dijo...

NO CONOZCO ITALIA, espero que algún día suceda.

Sin duda lo mejor de tu viaje ha sido ese abrazo que nos cuentas... la amistad no tiene precio.

biquiños,

Clares dijo...

Sólo conozco Milán de paso, y con todo me gustó muchísimo y me quedé con ganas de recorrerlo entero, pero es que Italia no tiene fin. Estoy deseando hacerme un buen recorrido por el Sur. Ya veremos. Y cuesta aterrizar al volver, ya lo creo. Yo ahora estoy en el campo, con muchas ganas de salir corriendo a donde sea, pero no sé qué haremos finalmente.

Mal bicho dijo...

Holaaaa!!!! Italia siempre es un destino increible. Tengo bastantes ganas de volver, esta vez con independencia para hacerme mi propio plan turístico. Suelo huir de los paquetes turísticos.

Bueno, aprovecho para invitarte a Festicor 09, el festival de cometas que se celebra este fin de semana en la torre de Hercules. Yo, que pseudoformo parte de la organización estaré por alli el sabado por la tarde asi que si vas pregunta por David, el hermano de Humberto.

PMM dijo...

Lástima David, porque he recibido tarde tu mensaje, aunque de todos modos, no hubiera podido ir por compromisos anteriores. Mi padre estuvo, en realidad no le hacía falta salir de casa para verlo, y me dijo que estuvo genial.
De todos modos, muchísimas gracias por la invitación y espero que haya otras ocasiones para hablar "face to face"

PMM dijo...

Italia no tiene fin. Por eso los que hemos ido queremos volver y los que no hayais ido, en fin, no podeis perdéroslo.
No me ha dado tiempo a coger depre postvacacional, pero si a descolocarme completamente.

Anuska dijo...

Qué decir... que es un honor estar en el lote de "las mejores cosas de italia"! si no fuera porque yo y mi tortilla de patatas seguimos siendo super "made in spain"...
La vida a veces te pone trabas y otras te hace grandes regalos. Gracias por estar siempre ahì, incluso en la distancia.

PMM dijo...

Pues por eso eres de las mejores cosas de Italia. Tú sí que eres un regalo para los que te conocemos. Biquiños