lunes, 25 de mayo de 2009

El activismo o mi red de redes

Aunque esta entrada de blog llevaba ya tiempo rondándome por la cabeza, hoy, como suele ser habitual, han sucedido varias cosas que me han impulsado a publicarla finalmente.
Una ha sido el activismo. Sí, soy activista. No sé si en el sentido correcto de la palabra, que tal como la define la Real Academia de la Lengua es un “Agitador político, un miembro que en un grupo o partido interviene activamente en la propaganda o practica la acción directa” y ahí pienso que quizás no estoy del todo a la altura de las circunstancias. Quizás mi activismo sea más de Wikipedia, en la que “El concepto de activismo se puede generalizar como la acción o la actividad sostenida con intención de efectuar un cambio de índole social o política, usualmente dirigida a favor de una postura particular dentro de una disputa o controversia. La prensa a veces usa el término activismo como sinónimo de manifestación o protesta” Esto, definitivamente, se ajusta más a mi perfil porque protestar se me da muy, pero que muy bien. Aunque me asusta un poco pensar que para otros usos, se puede consultar también Americanismo (herejía). Bueno, algún texto puede ser que lo sea para algunos.
Todo esto viene a cuento, porque en plena campaña electoral, la mayoría de los partidos políticos se han dado cuenta que en la red se cuece algo importante, que gente que no puede asistir a mítines de esos cabezas de lista “in situ”, está propagando sus ideas por Internet, y por eso han creado páginas web específicas para ese activismo: grupos en Facebook, Twitter, Flickr, y otras que seguro yo no tengo ni idea de que existen.
Pertenezco a algunas de ellas, pero aún así no estoy muy segura de que esas páginas ayuden a hacer campaña electoral y que ese activismo consiga del todo su propíósito porque te unes a algo en lo que crees, con lo cual esos votos ya están ganados y no se consigue nada nuevo. Aunque no dudo que sirva para otro tipo de fin.
Por eso creo que el activismo debería tener un concepto más amplio. Porque al mirar a mi alrededor bloguero, me he dado cuenta de que sigo y me siguen diferentes personas (algunos de ellos amigos en la red) con ideas diferentes, con los que coincido en algunas ocasiones y discrepo en otras, pero que aún así, me gusta escuchar (quizás debería decir leer) y me gusta que me escuchen.
Y es así, tirando del hilo, como he llegado a hacer un mini estudio de mi red de redes.
Empecé a escribir este blog por una necesidad personal (lo sigue siendo), pero después de pasar mucho tiempo leyendo otros blogs. Muchos los encontré por mis intereses personales como la gastronomía (Pantaguel supongo), la fotografía (Carmen), la ciencia (El blog de Eduard Punset), la política (El blog de Mar Barcón), la poesía (La bitácora de Gelman), el humor (Andreu Buenafuente), los relacionados con mi trabajo (Comunisfera y El cuaderno de protocolo) y la información de mi barrio (Blog Barrio de Monte Alto).
Pero los primeros que me engancharon y me ayudaron a hacer mi red de redes fueron los blogs de opinión de la prensa y otros medios informativos, y así me enganché a tres en particular: al blog de Nacho Mirás, por su forma clara y directa de escribir y opinar; La huella Digital, no sé si por proximidad, por coincidencia en algunos temas, por estar informada o vaya usted a saber, pero el caso es que sigue estando ahí como fuente de información y a ¿Tú concilias?, porque me hace recordar esos tiempos no tan lejanos en los que ser madre trabajadora era muy estresante (lo sigue siendo, pero es diferente, y eso además seguro que merece una entrada propia). También debo incluir aquí a El Tedé que no se ve, y Desde Washington.
Por LHD llegué a Un baño de espuma que me ha llevado a Algo contigo, Somos los del segundo c, y Congo y yo, que me descubrió a Cielos.
Por ¿Tú concilias? me encontré a Superwoman, a quien le he presentado a Titajú, y a Clares, que llegó a mí a través de El rincón del internauta que me encontró buscando blogs de A Coruña, y que gracias a ella y sus Asuntos propios, he descubierto La rebotica de guardia, Mameluco y Supersalvajuan, que me ha conducido hasta Hablando en Plata.
En toda esta maraña, por supuesto está presente Matapollos, seguidora imprescindible de algunos de nosotros y que sigue resistiéndose a hacer un blog ella solita, aunque sus comentarios sean mucho mejores que las propias entradas que ella comenta (al menos en mi caso) y otros seguidores anónimos o no tanto, que de vez en cuando aparecen por aquí. Y quizás también debería incluir una red que se ha generado vía familiar, a través del blog de mi hija. Ya se sabe "de tal palo tal astilla"
Soy consciente de que quizás mi labor de rastreo no esté del todo completa y que hay algún otro que visito o me visita, porque cada uno de ellos me suele llevar cada día a sitios inesperados, pero sí espero que esto sirva para corroborar lo que pretendía demostrar.
Que sí, soy activista. Propago mis ideas en la red, y otros me escuchan. A unos les gustará lo que pienso, opino y escribo, a otros no tanto, pero por aquí se habla de todo con respeto. De lo que nos gusta a los unos y nos desagrada a los otros. A algunos les convencerán mis ideas, y otros pasarán de largo, pero espero que todos, todos, vuelvan, una y otra vez, porque siempre serán bienvenidos. Ellos son los que me convierten en activista.

12 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Activismo al poder!!!

Titajú dijo...

Pues me encanta ¿"activarte"?
Este finde estuve en casa de mi hermana y allí coincidí con el padrino de una de mis sobris, que es bloqueiro perdido (y yo ya sabes qué).
Si el mundo fuese justo y pudiese casarme con dos hombres, él compartiría mi lecho (y Cj, of course), pero como no puede ser, nos dedicamos a llamarnos de todo cada vez que hablamos de política, y el resto del tiempo nos lo pasamos abrazados pensando en lo que pudo ser y nunca fue.
Poli, mi Hipólito, está casado con una irlandesa, y sus hijas hablan inglés, gaélico, español y el gallego que ni se lo nombren, y ¡le hierve la sangre!
Está invitado a la Comunión de mi hija, y estoy expectante para ver el resultado de la mezcla explosiva de:
- mi hermana judía;
- la familia de mi marido, beatos perdidos;
- los curas de la familia de mi marido (son tres y van dos), que son más liberales que los apolíticos y ateos que pululan por ahí;
- mis sobrinas irreverentes y maleducadas;
- mi falangística señora madre;
- mi cuñado afiliado al PSOE
- la familia de mi cuñado que es agnóstica recalcitrante y piensa que los curas y los religiosos deberían estar muertos y enterrados (y lo dicen a la cara).
- Yo (la rancia derechona);
- Poli, afiliado al BLOQUE (juraría que lo fundó él);
- la hermana de mi cuñado, que defiende a capa y espada la teoría que un perro inglés y un perro español no ladran igual y que no se entienden (y lo dice a la cara también);
- las once enanos gritando.
Activar no sé si me activarán, pero yo me lo voy a pasar de vicio.
¿Alguien más se quiere apuntar?

Nacho de la Fuente dijo...

Muchas gracias por tus cumplidos y por el enlace. Un abrazo.

Virtu dijo...

Me encanta bloguear porque
...he conocido gente más que interesante, impresionante y por qué no, amigos
...se aprende muchas cosas: de política, de cocina, de ciencias...
...de vez en cuando escuchas música que hacía tiempo no escuchabas
...leo y escribo mucho más
...me puedo expresar abiertamente y decir lo que siento
...me mantiene siempre activa, ya no hay tiempos muertos
etc,etc

Y como decía la abuela María Amelia (que se nos ha ido hace pocos días al ciber-más-allá), uno va con la mosquita pica aquí y pica allá y ya no puede parar.

Todos los días me conecto a blogs diferentes. En muchos me quedo, en unos de forma pasiva y otros de forma activa. En unos me divierto, en otros aprendo, en otros simplemente curioseo. Como la vida misma.

Matapollos dijo...

Hace unos días la hija de unos amigos nos pidió ayuda para empezar a hacer su doctorado. Por razones que no vienen al caso, medio la convencimos para que su trabajo tenga algo que ver con las redes sociales en internet.
Le ayudaré en todo lo que pueda pero me pido el papel de cobaya. Le he dicho que se vaya preparando, que soy blogadicta perdida y que como no tengo blog propio, me siento muchas veces como una mosca cojonera o como un cuco (pájaro delincuente que va por ahí poniendo sus huevos en los nidos de los demás…)
En fin, allá ella que es muy joven (y muy guapa y muy lista), que haga lo que quiera, pero yo ya le he dicho que “conozco” por aquí a gente encantadora y, trabaje o no trabaje, al menos paseando por estos lares se lo va a pasar pipa.
Muchas gracias por tu encantador activismo.

Mameluco dijo...

Yo no soy activista. Soy pasivista. Es la opción contraria a si el enemigo es más grande, únete a el. Es enquistarme como una bacteria en la tierra, en el humus. Hacer una coraza para que lo malo que hay en el mundo no haga mella en mi. De todas formas si me llegan las maldades. Y soy proselitista en una cosa solo, en el ateismo. Mis ideas personales son solo eso, ideas personales, que como bien dice usted, puede coincidir con las de otros o no. Por eso soy individualista a drede, no por forma de ser (soy bastante sociable) sino por convicción.
A mi las causas comunes me la traen un poco al fresco, porque, o una de dos, no me atañen, o si me atañen, tenga difícil o imposible solución.
Y yo sirvo para quejarme, pero no para la lucha. Las luchas se ganan en batallas tan graduales y lentas que yo las considero perdidas.
Yo lo quiero ahora y lo quiero todo.O si no, déjenme en mi cubil, autocompadeciéndome.

FRANESCO dijo...

Pues yo entiendo el "activismo" como la actividad por la actividad misma. Y precisamente por ello no tengo buen concepto de él: porque cualquier cosa tiene que hacerse por algún motivo, no por hacer algo...

Saludos.

PMM dijo...

Pues, yo creo que eso es lo que necesita el poder, Supersalva, más activismo.
Lo tuyo es mucho, Titajú. Esa comunión debe ser contada. Estaremos esperando.
Nacho, gracias a ti.
Virtu, me has quitado las palabras de la boca.
Matapollos, los comentaristas son los que le dan clase a un blog, así que las gracias son para ti también.
Mameluco, por esta vez, no estoy de acuerdo contigo. Yo creo que tú eres un gran activista, aunque sea desde tu pasividad. Puede parecer contradictorio, pero como la mayoría de las cosas en la vida los on, pues...
Franesco, gracias por visitarme. Yo también concibo el activismo igual que tú, no creo que se pueda ser activista porque sí, algo te tiene que mover ¿no?

Clares dijo...

PMM, yo estoy de acuerdo contigo en que Mameluco, quiera o no, lo disfrace como lo disfrace, es un activista, porque vaya que si se activa, como un ciquitraque. Y de paso, yo digo que soy activista, como tú y de otros modos, aunque últimamente estoy un poco apartada, un tiempo de descanso y de reflexión. Pero vamos, que me echo a la calle en cuanto siento un problema como mío, y eso no es tan difícil, porque estamos en un mundo muy complejo y completamente interrelacionado, donde el pie con que se levante un señor en la Conchinchina afecta a otro señor que a lo mejor ni se ha levantado en Aragamasilla. Así que activismo siempre, en la red, en los escritos y en la vida cotidiana. Activismo por los derechos humanos, por la paz, por la igualdad y por la libertad.
Por cierto, me ha encantado el relato de Titajú de esa comunión tan variopinta. Sí que se lo puede pasar en grande. Aparte de que lo importante es que todos estarán reunidos como familia, por el cariño y porque es la fiesta de un crío. No es poco. Que lo pases genial, Titajú.

Aldabra dijo...

encantada de conocerla y de activarme también en tu blog, un placer.

biquiños,

Mameluco dijo...

Yo no quiero ser un activista. Ya firme mi acta de rendición.Lo quieran o no, yo seré lo que me dé la gana, jijijijijiji. Un mameluco anarquista burgués.

Darse cuenta de las injusticias no nos hace activistas de nada, sobre todo si, como yo, se piensa que las cosas no tienen remedio.

Libre de partidos, de asociaciones gregarias, del pancartismo. No quiero sloganes. Solo quiero que me dejen en paz los que manejan el cotarro, con eso me conformo. Y aún así tengo una cuenta en un banco. Me doy asco a mi mismo. Vendido al capital de la manera más tonta.
Y yo no soy antiamericano, que es un sanbenito que te cuelgan cuando haces algunos comentarios acerca de los gobiernos de USA. Me gustan los Estados Unidos, sus películas, su cultura, su música y su comida. Es el ejemplo de multiculturalidad y mestizaje más importante que conozco, y no las mierdas que hace Manu Chao.
Por tener convicciones fuertes no se actúa, no se es activo. Solo es cuestión de que te gusta joder la marrana, jejeje, por amor al arte. Dar por culo por hobby.

PMM dijo...

Clares, lo tuyo es activismo del bueno.
Aldabra, a mi relaja tu blog, así que no está mal que el mío te active.
Mameluco, entendido pero...