lunes, 16 de febrero de 2009

Razones para votar

Me han llegado por varias vías, diferentes opiniones sobre si se debe o no ir a votar: que sí es lo mismo de siempre, que si ya estoy harto, que se dejen de paparruchas, son promesas vacías, es un derroche...
Puedo comprender, aunque no compartir la desgana, la desilusión y otros sentimientos parecidos que hayan podido inspirar a la gente que ha tomado la decisión de no votar el día 1. Pero yo, ya lo he dicho, no comparto esa opinión. Yo tengo muchas razones para votar.
Por encima de todo están las razones obvias. Es un derecho que adquirí a los 18 años, y en esta época en la que todavía hay algunos ciudadanos del mundo que no pueden hacerlo, o en las que hacerlo puede poner en peligro su vida me parece egoísta no ejercitarlo. Como mujer, además, es un derecho que ha costado mucho ganar, porque hasta no hace mucho (1931), yo no podría hacerlo por el mero hecho de ser del sexo femenino. Pero al mismo tiempo es mi deber, un deber de ciudadana, que en contraprestación, está dispuesta a exigir a sus representantes que estén a la altura de los compromisos adquiridos.
Pero además, porque me gusta opinar y no me gusta que nadie opine por mí, y eso es lo que pasa cuando uno se abstiene, que ese no-voto, en el fondo sirve para que lo utilicen. Y a mí, no me gusta que hablen por mí sin mi permiso.
Porque en muy pocas ocasiones, lo que yo digo tiene el mismo valor que lo que dice cualquier otro. Da igual que sea de un partido político u otro, que sea rico o pobre, que sea del campo o la ciudad. Un voto es un voto, venga de quien venga.
Porque hay dónde elegir: PP, PSOE, EU-IU, BNG, UPyD, PUM+J, NÓS UP, UCL, TG, FPG, SAIn, OV, PH, +G, AVE
Porque un voto no hace granero, pero ayuda al compañero. Y además a veces, un voto, uno sólo, es suficientemente importante y decisivo. Y si no que se lo digan a Al Gore.
Porque suelo contestar cuando me preguntan.
Y obviamente porque me encantaría que ganaran los que a mi me gustan.
Yo tengo bastantes razones para votar, pero llega sólo con una.

13 comentarios:

Gala dijo...

¿La gente luchó durante años para conseguir el derecho a escoger a sus gobernantes para que ahora nos neguemos a ejercerlo?
Aunque ahora mismo la política me desilusiones, iré a votar el día 1 :)

Bicos

pd: está claro, lo mejor de la vida no son las cosas.

Clares dijo...

Y yo estoy completamente de acuerdo contigo. Hay que votar, aunque a veces nos dé gana de mandarlos todos a ese sitio tan bonito en gallego y tan feo en castellano, por la pronunciación. Incluso si tienes que votar con la pinza en la nariz, pensando que estás haciendo tu voto útil. En cualquier caso, hay que votar, lo que no quiere decir que no se respete al que por convicción constante no vota. A mí lo que me da rabia es el pasotismo y la pose. Feliz votación, amiga.

Matapollos dijo...

Pues yo, que soy medio atea, aunque no me importaría tener fe, con los sufragios me ocurre algo parecido: me gustaría votar pero es como si me ofreciesen un tarro de caramelos para elegir y no me gusta ninguno.
Que no, que no quiero caramelos, a mí que me den jamón.

Mameluco dijo...

Mi voto siempre de un tiempo a esta parte siempre es anti, no pro. Para que no salgan los que no quiero que salgan.
En la pseudodemocracia que vivimos un voto es poco más que la cagada de una mosca. La suma de todos los votos tampoco es demasiado.
Yo voto porque es lo único democrático que queda en nuestra sociedad. Y es triste. De ahí para arriba son todo tejemanejes.

No sé si son es usted habitual a los tebeos, pero hay una historieta de Carlos Giménez en España Una, España Grande, España Libre que resume muy bien la sensación de impotencia ante el voto (es del año 1977) de un viejo luchador antifranquista y que pregunta a un compañero ¿Ha merecido la pena?

Hoy en nuestra sociedad casi que ni merece la pena. A mi, ya se lo he dicho me mueve el sentido negativo, más que nada, y respeto profundamente al que no quiera votar. Al final las cosas no se deciden en las urnas, sino en consejos de administración y reuniones de negocios.

PMM dijo...

Totalmente de acuerdo Gala en lo primero, pero creo que en realidad lo que desilusiona a la gente no es la política sino los políticos.
Gracias, Clares. Espero tener una feliz votación como siempre que he ejercido mi derecho al voto.
Matapollos, para eso precisamente tienes que votar, para poder pedir el jamón.
Mameluco, no estoy de acuerdo contigo en que un voto valga lo mismo que la cagada de una mosca, si no ¿para que serviría la democracia?

Titajú dijo...

Pues yo voto por una simple razón: ¿cómo voy a patalear después si no he hecho nada para cambiar las cosas?
Y si salen los que he votado, ¿con qué cara voy a exigirles algo?
Aunque no tengo ninguna fe en el sistema; eso de los pactos entre partidos para que gobierne el que menos votos tiene, debería estar prohibido.

Aldabra dijo...

totalmente de acuerdo contigo, siempre he ejercido mi derecho.

bicos.

PMM dijo...

Titajú, tu razón para votar es estupenda y sensata. Lo de los pactos, los ha habido y los habrá en todos los partidos.
Aldabra, además así ese día es casi como una fiesta.

Superwoman dijo...

Creo que perdemos de vista cuanta gente ha dado su vida, sí así, su vida, para que podamos funcionar en una democracia (que no es mal sistema) y para ejercer ese derecho al voto... Alternativas hay muchas y si ninguna te convence, el voto en blanco es la manera de ejercer ese derecho que es a la vez un deber...
Por cierto, si todos, todos ejercieramos como tal, otro gallo cantaría.
Un supersaludo

PMM dijo...

Tienes toda la razón Superwoman, lástima que todo el mundo no opine igual.
Gracias por pasarte por aquí.

Mameluco dijo...

La democracia sirve para tener algunos derechos, como la libertad de expresión, y ejercerlos, y muchos deberes y estar condenados a hacerlos.
Pero el derecho a voto es un derecho secundario. Es lo único que queda de la democracia directa, pues aquí no hay referendums para aprobar leyes, como pasa en otros países -muchas veces satanizados- como los USA.
Un voto individual es la cagada de una mosca que es neutralizado por otro que opina diferente a mi. Yo siempre voto. Los que deciden las elecciones son los indecisos, lo cual supone poner en manos de unos veletas (incluso políticos ¿como se puede votar a dos colores distintos indistintamente? básicamente porque la gente es imbécil).

La pérdida de interés por el sorteo electoral de la gente es comprensible. El pasotismo al que alude Clares puede ser tan activo que se convierta en una opción política más. Entre la arcada y la coherencia elijo la coherencia.
No es una cuestión de apolitismo, tan de derechas en este país, sino de falta de identificación de unas siglas que te representen. A mi ni me representan el PSOE (cuando debería por mis ideales socialdemócratas, así que vayan ya quitando la S y la O del nombre) o IU, que entre luchas fraticidas, utopías y apoyar a dictaduras no merecen el respeto que debieran dar. Por eso lo de mi voto en negativo. Prefiero cualquier cosa al PP. Y en eso le doy la razón. Hay que votar para que esa gente no se siente en la poltrona.

Alfa79 dijo...

Votar, hay que votar siempre. Se puede incluso votar en blanco. Que cada uno/a decida a su antojo.

En 1931 las mujeres votaron por primera vez en España, pero en 1939 volvieron al siglo XIX. 40 años después las aguas volvieron a su cauce, aunque la democracia siga teniendo muchas imperfecciones.

No sé el ambiente que hay en Galicia, pero desde Andalucía (de Granada, concretamente) el PSG-PSOE de Touriño se ve como muy "light".
Por otra parte, Feijoó se ve como muy moderado (en la línea Gallardón). Que no se fíen los socialistas, por si acaso.

Saludos desde el Sur (republicano).

Toni Sagrel.

PMM dijo...

Pues sí , Toni, gracias por pasarte por aquí y darnos esa opinión externa de nuestros políticos. Yo creo que no se descuidan porqu eaquí el PP es un baluarte, pero... Hay que esperar.
Prometo pasarme por tu blog con calma