jueves, 8 de enero de 2009

Unas palabras para recordar

Hoy, después de leer comentarios sobre lo que está sucediendo en Palestina (por cierto os recomiendo leer el post de Fernando Manero sobre el tema), me ha venido a la cabeza una cita de un ferrolano ilustre, al que Ortega y Gasset llamaba “el santo laico”, y que todo el mundo conoce como fundador del Partido Socialista Obrero Español, Don Pablo Iglesias, que en su momento hablando de la honradez y política (hoy en día parece que es difícil encontrar esos términos conjuntamente en la misma frase) dijo:
"Por mucho que valgan las ideas, no pueden prosperar en el grado que deben, si sus sostenedores, y principalmente los que ocupan las primeras filas, no son enteros, serios y morales. No sólo hacen adeptos los partidos con sus doctrinas, sino con los buenos ejemplos y la recta conducta de sus hombres"

Muchas de las cosas que están pasando aquí y en el resto del mundo, se solucionarían si todos los dirigentes políticos, y también el resto de los ciudadanos, siguiéramos esta máxima.

6 comentarios:

Titajú dijo...

Ese señor era un auténtico genio.

Clares dijo...

Titajú, no sé si te refieres a Pablo Iglesias o a Ortega o Gasset. Da igual, yo creo que no eran propiamente genios, pero ambos eran excepcionales, gente como ellos ya no hay. Los que pueda haber están relegados por los mediocres. La mediocracia y la vulgaridad es el signo de nuestro tiempo. Como dice PMM, otro gallo nos cantara si hubiera mucha gente en el mundo como ellos.

supersalvajuan dijo...

¿Moralidad en política? Pocas excepciones.

Matapollos dijo...

Pues no recuerdo muy bien, pero otro sabio decía algo así como que todas las ideas son legítimas pero no tienen importancia. Lo importante es lo que se hace con ellas.

Titajú dijo...

Me refería a los dos, pero como siempre ando a todo correr, ni me di cuenta de que lo había puesto en singular.
Y ser un genio no es ser muy inteligente, sino saber cuales son las cosas fundamentales, las prioridades de la vida.
No todo el mundo puedo hacerlo. De hecho, casi nadie.

José Segura Sola dijo...

Hechos son amores, y no buenas razones (ideas). Ciertamente es dificil "llegar a arriba" y mantener la ética y la ideología. Pero, no es un imposible. Un abrazo.