lunes, 5 de enero de 2009

Feliz Noche de Reyes

No no me he ido. Mi espíritu navideño y yo estamos de vuelta así que ¡Feliz Año Nuevo!
No he podido escribir estos días porque he tenido la visita en mi casa de parte de esa familia que se hace al ir viviendo por esos mundos de Dios. Eso quiere decir que este año, como recompensa a no poder brindar tras las doce uvas, con una de las personas más importantes de mi vida, lo he podido hacer con el resto de mi familia biológica y con la familia que una elige voluntariamente.
Eso sí, ahora después de cinco días en los que mi casa pasó de ser el “hogar, dulce hogar” a la pensión Dorita, con "abre cama supletoria, cierra cama supletoria, abre sofá-cama, cierra sofá-cama, ¿quién va ahora a la ducha?, prepara desayuno y comida para 9 (menos mal, que las cenas eran fuera de casa), y recorrido turístico gastronómico por la ciudad y alrededores", para después ir a la matanza en el pueblo de mis suegros, pues resulta que necesito unas vacaciones para descansar de las vacaciones y recuperarme del gripazo que he pillado.
Menos mal, que hoy es noche de Reyes. No sé vosotros, pero yo estoy todo el año esperando este día. Me gustaba ya de pequeña, porque os lo creais o no, yo ví la capa del Rey Melchor colándose por la cambota (aquel hueco que había antes en las casas encima de la cocina a modo de extractor de humos) de mi casa de la Avenida de Hércules. A falta de chimenea, no se podían ir por otro sitio.
Después ya crecidita, me gustaba ir a comprar en la tarde- noche del día 5, los últimos detalles para regalar, con la calle Real abarrotada de gente. Ahora, más crecidita todavía, desde que soy madre, puedo volver a sentir lo mismo a través de los ojos de mi hija.
Así que mi plan para hoy es ir a ver la Cabalgata, recordarle a Baltasar a grito pelado cuál es mi dirección, porque nunca se sabe si ya ha actualizado su base de datos, comprar el Roscón para desayunar mañana, y después volver a casa a esperar a que mi hija me despierte para ver qué es lo que Sus Majestades nos han traido este año.
Mi último regalo musical navideño es Grown Up, una canción que resume muy bien todo este rollo que os he contado y lo que yo le pido a los Reyes, en la versión de uno de mis favoritos, Michael Buble. Os dejo la letra en inglés, porque no tiene desperdicio.
Do you remember me?
I sat upon your knee
I wrote to you with childhood fantasies
Well, I'm all grown-up now
Can you still help somehow?
I'm not a child, but my start still can dream

So here's my lifelong wish
My grown-up Christmas list
Not for myself, but for a world in need

No more lives torn apart
That wars would never start
And time would heal all hearts
Every man would have a friend
That right would always win
And love would never end
This is my grown-up Christmas list

What is this illusion called the innocence of youth?
Maybe only in that blind belief can we ever find the truth

No more lives torn apart
That wars would never start
And time would heal our hearts
Every man would have a friend
That right would always win
And love would never end

This is my grown-up Christmas list
This is my only lifelong wish
This is my grown-up Christmas list

6 comentarios:

supersalvajuan dijo...

Baltasar es sordo.

Matapollos dijo...

No te has ido pero has vuelto.

Aquí también he "disfrutado" de la familia en mi casa.
Ojalá tengas suerte con los regalos que te dejen SS. MM. por haber sido tan buena.
Yo sólo le pido a Gaspar que arregle mi problema con el inglés, que no es poco.
¡Felices Reyes!

PMM dijo...

Super, espero que no, por lo menos que oiga algo de un oido.
Matapollos, si Gaspar no te escucha, dímelo. Ese es un problema al que yo le puedo dar solución.

Titajú dijo...

Yo también he hecho de okupa, pero vuelvo a estar en casa.
¡ Y tengo unos nervios!

Aldabra dijo...

pues que disfrutes tu noche y que te recuperes pronto.

biquiños

Clares dijo...

¿Y Melchor? Ese era mi preferido, porque creo recordar que era el más viejecico, y mi madre siempre decía que le dejaba una copita de anís porque tendría frío en la madrugada. Qué gusto que hayas vuelto con los amigos de la blogosfera. Yo también he estado ausente unos días, perdida en el campo de Ulea. Bueno, después de todos los líos que hemos tenido en las navidades, ha estado bien descansar un poco. Volvemos con ánimos ¿eh? Un beso