sábado, 13 de diciembre de 2008

Navarra, Mos...¿no se puede hacer nada?

En un pueblecito de Galicia que se llama Mos, andan las cosas un poco revueltas, porque gracias un tránsfuga del PSOE, que se ha pasado al PP, ha triunfado una moción de censura. No voy a entrar a juzgar a nadie moralmente, el juicio moral se lo hace cada uno a sí mismo, pero ya que tanto se habla de si hay que reformar la Constitución, o los Estatutos de autonomía, yo creo que hay ciertas cosas más de a pie, que necesitan urgentemente una revisión. Casos como éste, dejan claro que todavía hay ciertas cosas en la POLÍTICA, sí con mayúsculas, que deberían ser especificadas.
Yo creo que cuando un ciudadano vota, vota a un partido político que lleva en su lista a unos representantes. Quizás algunos más interesados conozcan la vida y milagros de esas personas, pero la mayoría en general, vota por afinidad a unas ideas, por interés personal, por el carisma del líder político correspondiente, porque le gusta ese programa electoral o por vete tú a saber qué razones, todas ellas totalmente lícitas. El voto es personal, único e intransferible. No creo que nadie diga que vota a una lista porque quiere que salga el número 5, bueno, sus familiares y amigos sí, claro.
Acaba de pasar en Navarra y ahora en Mos. Y seguro que volverá a pasar.
Si yo me presento a una lista electoral ¿a quien represento?, ¿a mí mismo y a los que me votaron sólo a mí, y entonces puedo hacer con mi escaño lo que me da la gana?, o ¿a los votantes de ese partido que me acepta en esa lista y me piden que vele por sus intereses en el parlamento de la nación, de la comunidad autónoma, o en el gobierno local?
Sinceramente, creo que quien pueda, debe hacer algo al respecto para que los ciudadanos/votantes, no nos sintamos totalmente indefensos frente a la clase política ( y visto lo visto, esta vez si va en minúscula)

Cambiando de tema, para relajarnos un poco, hoy os traigo a un saxofonista famoso, Kenny G. “Have yourself a Merry Little Christmas”

6 comentarios:

Clares dijo...

Tendría que poder hacerse algo, eso es cierto, pero legalmente hasta el momento no se puede hacer nada, como no sea maldecir en arameo. Esto, a mi parecer, es traicionar la confianza que la gente ha puesto en un político que los representa. Tiene que haber una ley más estricta para el transfuguismo, porque es una de las actuaciones que desprestigia la política y hace pensar a los ciudadanos que todos los políticos son iguales y que van a su conveniencia nada más. Me estoy acordando también del tamayazo, qué hedor a corrupción, ¿verdad? En estos casos yo siempre pienso que hay intereses sucios detrás, no lo puedo evitar.

Kapi dijo...

Ya estamos de vuelta de todo...

supersalvajuan dijo...

Los políticos, a lo suyo. En tantos pueblos, comunidades autónomas... Es lo de siempre.

Titajú dijo...

El transfuguismo es una lacra, pero yo no entnederé jamás que un partido con una minoría llegue al poder por pactar.
Sinceramente, creo que sólo debería haber dos partidos: A y B, o como quieras llamarle. Y que gane el más votado.
y como bien dicen por ahí, jurar en arameo es otra buena opción.

Mal bicho dijo...

Los políticos siempre haciendo de las suyas, que lástima.

Matapollos dijo...

Los políticos tendrían que hacer un juramento que les acongojara bien, en plan Santa Gadea; cobrar el salario base (que ellos mismos imponen a los demás)y llevar una vida espartana, una especie de sacerdocio (no sé si incluír o no el voto de castidad); de ésta forma sólo ofrecerían su dedicación a la Política aquéllos que realmente estuviesen convencidos.
A mí no me la dan. Sólo voto, como la Reina, cuando hay referendum. Cuando me preguntan sí o no. De lo demás no me creo nada.