jueves, 4 de diciembre de 2008

Las razones de este blog

Cuando empecé a escribir en este espacio dentro de la red de redes, lo hice por muchas razones. Pero hay algunas que destacan sobre las demás.
La envidia.
Comencé a leer blogs gracias a las ediciones digitales de los periódicos.
Cada periódico suele tener una sección específica, y empecé a tener como costumbre visitar algunos después de hacer mi recorrido por la actualidad y la sección de opinión. Y ahí empieza la red de redes. Uno te lleva a otro, y ese a otro, y a otro más. Unos me gustaron y otros no. Y fui haciendo mi lista de favoritos. Y me picó el gusanillo. Me daba mucha envidia ver como la gente tenía un espacio para expresarse libremente y dejar cosas en la red para quien quiera leerlas. Así, que ¿por qué no lo hacía yo también?
La necesidad.
Quizás sea una escritora frustrada, o una periodista frustrada, o no tuve diario de pequeña y haya reprimido ese instinto que ahora sale a la luz. El caso es que hay cosas que quiero decir en alto y como no puedo ponerme en medio de la calle a gritarlo a los cuatro vientos, para evitar ser detenida por las fuerzas del orden público o a ser tomada por una loca, pues mejor lo escribo aquí, me quedo a gusto y que lo lea y opine quién quiera. De hecho, para ser sinceros, el detonante fue algo que quería decir sobre mi madre y necesitaba hacerlo públicamente. Algo parecido me pasa cada vez que sucede algo como lo de ayer. Necesito plasmar claramente mi repulsa.
Porque me da la gana
Creo que coincido en esto con muchos otros blogueros.
Con esto quiero aclarar, que aunque me halaga mucho tener visitas (más de lo que en un principio imaginaba), y que personas a las que no conozco (de todos los blog que sigo, sólo conozco personalmente a uno) me dejen sus opiniones por escrito, unas veces a favor y otras no tanto, porque de eso se trata, de conversar, debo reconocer que no hago nada para fomentar más visitas. Escribo una entrada cuando tengo algo que contar, casi cada día, pero hay días que no escribo nada y otros que escribo más de una cosa. Leo otros blogs porque me apetece. Dejo comentarios si me apetece. De hecho, no siempre dejo comentarios. Por eso es gratificante que otros hagan como yo y comenten algo si quieren. Aquí levanta la mano para decir algo quien quiere, no quien señala el profesor. Por eso me gusta contestar a lo que los visitantes me dicen.

Por charlar y nada más.

6 comentarios:

Titajú dijo...

Yo empecé a escribir porque era asidua a un blog, el del "barrio de los Rosales".
En cuanto me di cuenta de que hay mucho loco /y cobarde) suelto, decidí crearme mi blog y desahogarme aquí de mis cosas.
Así que el "porque me da la gana" también vale en mi caso.
Mis amigos no saben que tengo un blog porque no se lo he dicho. Siempre he defendido la libertad de entrar y salir, y el decidir si te gustan los baños de espuma.
Como tengo amigos que sé que no los soportan, no los quiero obligar.
Eso no casa con la familia. Alexa Cohen, (mi hermana), entró con la pistola en el pecho.
A los demás ni palabra.
Y, personalmente, me encanta tu blog.

PMM dijo...

Es curioso, porque yo tampoco se lo he dicho a mis amigos y conocidos. En mi casa lo saben porque no hay secretos, pero dudo que mi marido entre a opinar, porque ya me dice lo que quiere en casa. No quería que esto fuera una red privada, quería que participara el que llegara aquí por uno u otro motivo. Fue una especie de reto.
Y no es por devolver el cumplido, pero a mí me encanta el tuyo.

Clares dijo...

Lo mismo, más o menos. A mi me gusta tener ese espacio personal de expresión. Y visito a quien quiero, a nada me siento obligada, ni deseo que nadie se sienta obligado por mí. Yo entro al tuyo porque me agrada. Cuando entro a un blog siempre hay algo que me provoca y casi que no puedo irme sin decir algo, pues de lo contrario tengo la impresión de haber estado espiando por un agujero. No lo puedo evitar.
Ahora estoy muy contenta de tener un blog, porque a través de él he conocido a personas estupendas, entre ellas tú, conocido en el ciberespacio, claro. Yo tampoco conozco personalmente nada más que a dos o tres de mis visitantes. Es estupendo, ¿no?

supersalvajuan dijo...

Por lo menos tienes razones. Eso da envidia.

PMM dijo...

Pues, claro que es estupendo, Clares. Yo ahora después de leer la prensa, lo que siguiente es leer los blogs para ver cómo va el día.
Y supersalvajuan, no me puedo creer que tú no tengas ninguna razón, con toda esa música que nos das a conocer y ese estilo conciso de escribir. Y punto.

Aldabra dijo...

pues coincido contigo en varias cosillas: en la necesidad de contar cosas, en que también empecé a curiosear en los blogs con los blogs de La Voz de Galicia, en el tema de los comentarios...

hasta que un día me dije "¿Y por qué yo no voy a poder?"...

y en eso andamos todavía.

biquiños,