La revolución en mi cocina



Para algunos, el tema de hoy puede ser un poco intrascendente, pero puedo aseguraros que para mí no lo es.
He picado. Sí, al final, entre tanta opinión, que sí, y tanta que no, he claudicado y me he dejado llevar por aquellas personas que me dicen “Una maravilla. El mejor invento para la cocina”
Por eso ayer, me compré la...Thermomix TM-31 “La revolución en su cocina”
Y ahí la tengo, en mi cocina ideal de la muerte, esperando a arañarle tiempo al tiempo, porque aunque me gusta cocinar, no me gusta nada de nada hacer las cosas a toda mecha. Y la verdad, llegar a casa por la tarde-noche, y tener que empezar a poner el turbo para ser lo más parecida posible a la supermamá esa que sale en un anuncio de desodorante, pues no me hace mucha gracia. Así, que espero que la nueva era Thermomix se instale en mi cocina.

Pero en realidad, ahora mismo, el sentimiento no es precisamente de alegría, sino de ¿De verdad será esto la solución a mis problemas?
Miro los libros de recetas con todas esas instrucciones, (también pienso en el pastón que cuesta la maquinita, claro) y tengo la misma sensación que cuando ví por primera vez el libro de Sajón en cuarto de carrera. "¡Uf! ¿Quién entiende esto? "

Me anima mucho que en la página web del aparato este, dicen:
“Mientras Thermomix hace un risotto, tu puedes ayudarle a hacer los deberes a tus hijos.” Genial
“Mientras Thermomix prepara una sopa baja en calorías, puedes relajarte haciendo yoga.” No practico yoga, pero puedo cambiarlo por leer un buen libro, que me relaja lo mismo.
“En vez, de comprar pan, puedes hacerlo en Thermomix” Bueno esto sí que no, una cosa es que me ayude y otra que aún encima tenga que hacer cosas que no hacía antes. El pan, en la panadería.

Mi único consuelo es que el Sajón al final fue mi asignatura favorita.

Comentarios

  1. Lo que no dicen las webs de este aparato es que hace un ruido endemoniado. No me imagino a nadie haciendo yoga a su lado.
    Por lo demás, la tmx será una gran aliada, pero no va a hacer que tengas comida sin cocinarla. Es lo que es, un robot de cocina, pero cocinar, tendrás que cocinar tu.
    Aun así, has hecho una buena compra, vas a flipar cuando veas como deja las cremas, purés, etc, etc.

    ResponderEliminar
  2. ¿Has adoptado una Thermomix?

    La Thermomix se inventó para unir más a las familias modernas.

    Es un nuevo miembro (o miembra) de la familia, según se mire.
    Al principio hay que dedicarle algún tiempo extra para darle una buena acogida y llegar a un buen entendimiento con ella. Cosa que, generalmente hablando, suele ser labor de la señora de la casa, que casi siempre es quien da la idea de comprarla.

    El marido y los hijos (a medida que van creciendo) aprenderán a utilizarla y le cogerán mucho cariño. Al mismo tiempo que colaboran con las cosas del hogar, se divierten y se entretienen.

    La Thermomix también ayuda a ampliar el círculo de amistades: charlas, reuniones, intercambio de recetas, consejos...ya se sabe.

    No hay nada más bonito que ver a dos propietarias de Thermomix cuando, con ese brillo tan especial en la mirada, se dicen una a la otra: -¡ah, pero tú también la tienes!

    Felicidades.
    Ya sabes, ahora a amortizarla.
    Y si algo te sale mal en esta vida, siempre podrás echarle la culpa a la Thermomix, que también servirá para eso ¿no?

    ResponderEliminar
  3. Cuando he leído el título he pensado que era otra cosa, porque tenemos un amigo que para eludir todo compromiso social o político, dice que él sólo es capaz de hacer la revolución en una losa de su cocina. Ya ves. Supongo que a ti te ayudará esta máquina, porque he oído alabanzas mil. En lo del pan, no te doy la razón. Yo compré una máquina panificadora y es una maravilla. Hago un pan divino, y no me quita más tiempo que ir a comprarlo cada día. Se conserva muy bien durante varios días y está mucho más rico, además de ser más sano. Prueba a hacerlo con la termomix, que me imagino que será lo mismo. Ya verás.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, por lo menos tres opiniones positivas. Xotengo, gracias por pasarte por aquí y opinar. Hoy he comprobado lo de las cremas, y para ser el primer día la cosa ha sido estupenda. ¿Qué textura!¡Qué cremosidad! ¿Sere capaz de pasar de ahí? Si no, siempre me queda el consuelo de atiborrar a mi familia a toda clase de purés.
    Matapollos, eres genial para subirme la moral. Sobre todo con lo de que marido e hijos se animan a colaborar A ver si en micaso también se cumple.
    Y Clares, no te preocupes, lo de la revolución de otro tipo seguro que algún día merece un post. Está en mente.

    ResponderEliminar
  5. ¿Has picado con la Thermomix? Si no fuese tan cara carísima yo también me animaría pero de momento no entra en mis planes (debería decir presupuestos). Espero que quedes tan contenta como la mayoría de las personas que la tienen que conozco. Ya nos contarás y nos darás envidia. Soy bastante anti-aparatos, lo reconozco, y me sucedió con la freidora que no la quería hasta que mi madre me la regaló ¡Y bendita freidora!, igual con una plancha para cocinas… en fin, hay que ir entrando por el modernismo ¿por qué no? Biquiños y que prepares cosas muy ricas.

    ResponderEliminar
  6. Tengo una vecina que hace verdaderas maravillas. Ya nos mandarás la prueba...

    Besos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares